La empresa de arquitectos estadounidense Work Architecture Company será la encargada de desarrollar la isla privada del multimillonario ruso Roman Abramovich en el corazón de San Petersburgo, según ha anunciado la empresa Millhouse, propiedad del acaudalado hombre de negocios.

"El proyecto presentado por Work Architecture Company ganó el concurso para elegir a un consultor general para desarrollar la isla Novaya Gollandia, según el comunicado de prensa de Millhouse. Estos arquitectos, con sede en Nueva York, participaron en la renovación del Museo de Houston Blaffer y la ampliación del Instituto de Arte Clark en Massachusetts.

La isla de Novaya Gollandia (Nueva Holanda) tiene una extensión de 7,6 hectáreas y está ubicada en el centro de San Petersburgo, al oeste de Rusia. Se invertirán 12.000 millones de rublos (285 millones de euros) en el proyecto. La isla albergará un parque público con un centro cultural, incluyendo un anfiteatro y un escenario para conciertos.

Además, acogerá la colección privada de arte de Abrammovich –con obras como el tríptico de Francis Bacon, por el que pagó 60 millones de euros en 2008 y obras de Lucien Freud o Pablo Picasso-. Esta fue una de las razones principales por la que compró la isla en diciembre de 2010 por casi 300 millones de euros. Cantidad que se convirtió en la más alta pagada por una isla privada.



Proyecto de reconstruccion de Novaya Gollandia
- Con 7,6 hectáreas, Novaya Gollandia albergará un parque público
- Hoy sólo alberga almacenes de ladrillo rojo construidos en el siglo XVIII

De almacenes de madera a lugar turístico

En la actualidad, en la isla sólo hay grandes almacenes de ladrillo rojo construidos en el siglo XVIII por la Armada de Rusia para almacenar madera destinada a la construcción naval.

En 2006, el lugar iba a ser diseñado por el arquitecto británico Norman Foster pero su proyecto de un complejo de turismo y cultura no llegó a cerrarse por problemas con el inversor del proyecto.

Roman Abramovich, quien también es dueño del club de fútbol inglés Chelsea, se sitúa en el cuarto lugar del ranking de los hombres más ricos de Rusia en 2010, con una fortuna que asciende a 11,2 millones de dólares (8 millones de euros), según la revista Forbes.