Nueva Delhi, en la India, es una de las ciudades más contaminadas del mundo, debido al aumento exponencial de la población y, por tanto, de los coches. Se estima que el número de automóviles ha pasado de 235.000 vehículos en 1975 a más de seis millones en 2011, lo que provoca que casi el 75% de sus habitantes parezca problemas respiratorios. En un día bueno, casi triplica en polución a Madrid en hora punta, lo que ya es difícil.

Pero un rayo de esperanza puede abrirse en este negro nubarrón con LO2P, el diseño ganador del concurso mundial de la revista de arquitectura eVolo, un certamen anual que reconoce las ideas más sobresalientes en diseño de rascacielos a través del uso de las nuevas tecnologías, los materiales y la ecología.

Y es que cuando los coches contaminantes se quedan obsoletos, todavía están llenos de recursos que pueden ser utilizados. El estudio francés Atelier CMJN propone adoptar estos viejos coches viejos y reciclarlos para que las piezas y materiales sirvan para construir sus rascacielos circulares.

Concebido como una turbina gigante purificadora, el rascacielos LO2P es como un pulmón gigante que limpiará el aire de Nueva Delhi a través de una serie de invernaderos a gran escala, que sirven como filtros naturales.

Otro conjunto de filtros de rotación capturan las partículas suspendidas en el aire, mientras que el calor residual y el dióxido de carbono del centro de reciclaje se utiliza, gracias al efecto invernadero, para cultivar plantas, que a su vez producen bio-combustibles. También serviría como vivero de árboles urbanos, que una vez crecidos gracias al agua de lluvia (también filtrada), podrían plantarse por las calles para extender la mancha verde más allá de la construcción.

En pocas palabras, por un lado entran residuos, coches y aire contaminado y por el otro lado sale energía limpia y vida. Todo el rascacielos se alimenta del gran rotor central que ofrece una potencia de 10 MW, así como de paneles fotovoltaicos distribuidos por toda la cuerda del enorme círculo, una instalación mixta suficiente, además, para alimentar a 15.000 pequeñas viviendas de alrededor.

Al igual que un jardín vertical gigantesco, el LO2P es una fábrica ecológica, es un filtro pero, además, es un generador de energía limpia. Y lo más importante, es fácil de concebir en otros lugares del mundo, aunque desde luego en la India es donde encontraría su principal razón de ser.

Enhorabuena a nuestros vecinos del Atelier CMJN por el premio y, también, por pensar en grande a la hora de intentar solucionar los problemas más acuciantes de los habitantes de las mega-urbes.

<? print ($TITULO) ?>


<? print ($TITULO) ?>