Cursos On-Line Diplomados Bloques de AutocadDetalles ConstructivosMonografías Diccionario Software Videos Finales Apuntes de Arquitectura Manuales Gratis
 

Arquitectura Piroclásica


 



DESCARGA ESTE TEXTO A TU PC
Este texto en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.


Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.



Arequipa es una ciudad singular. No solo por el hecho de ser una de las pocas ciudades del mundo que, con cerca de un millón de habitantes, se erige al pie de un magnifico conjunto de edificios volcánicos que rascan los cielos por encima de los 5800 msnm, sino también por su arquitectura emblemática.
En el Perú, son muy pocos los lugares donde la arquitectura colonial se ha fusionado con la arquitectura nativa en una suerte de amalgama sui generis que, en complicidad con el sabio uso de materiales propios del lugar, han resultado en un producto arquitectónico de singular valor. Rescatamos aquí el uso de un material único en el planeta, conocido como la piedra sillar, formada por las deposiciones de nubes piro-clásicas originadas por la actividad volcánica que, hace miles de años, dejo la naturaleza en hondonadas y quebradas en los alrededores del emplazamiento urbano que hoy ocupa la ciudad y que desde hace cientos de años fue utilizado para edificar la arquitectura de la ciudad. Esta piedra, de característica porosas, se ha convertido desde hace cientos de años, en el principal material de construcción y que es característico de lo que podríamos denominar como la arquitectura arequipeña tradicional. Como en ninguna otra ciudad del Perú, en Arequipa el sillar es el principal protagonista de la obra civil y que tiene, en sus casonas solariegas y sus principales edificios religiosos, la representación mas autentica de una arquitectónica piroclásica o de una arquitectura de origen eminentemente volcánica. Las canteras de sillar han sido explotadas por el hombre arequipeño generando bloques de tamaños variado y formas diversas, de acuerdo con las exigencias y especificaciones de la volumetría y detalles ornamentales de las obras arquitectónicas proyectadas. Desde sus orígenes, el sillar ha sido un material muy apreciado, especialmente aquel de color rosado, un tanto más escaso que aquel de color blanco. Desde la Catedral y el Monasterio de Santa Catalina, hasta los estribos de los puentes que cruzan la vega del río Chili, principal curso hídrico que divide la ciudad en dos partes, la arquitectura de la ciudad ha tomado forma y fama gracias a este singular recurso natural.

Mas aun, el apelativo de “Ciudad Blanca” que ostenta Arequipa se debe a que, en algún momento de su historia, la gran mayoría de edificaciones lucían orgullosas el blanco sillar caravista, dando la impresión de una gran masa blanca impostada en medio de un, hasta entonces, exuberante valle verde. Un contraste que, lamentablemente, se ha desvanecido con el paso del tiempo. La arquitectura de la Arequipa de antaño respondió también a las condiciones telúricas de este suelo, rodeado de volcanes y cumbres nevadas. Los muros de sillería de las edificaciones tienen anchos que oscilan entre los 50 y 90 centímetros, llegando, en algunos casos, a superar los 120 centímetros en el caso de algunas iglesias. La técnica constructiva original incluía el uso de morteros especiales a los que se solía agregar claras de huevo, con la finalidad de incrementar las capacidades de adherencia de las unidades de albañilería o sillares, los cuales se utilizaron tanto en muros como en techos, éstos últimos con forma de bóvedas de cañón, sobre las cuales se efectuaron rellenos de carga muerta aligerada, para dar las pendientes necesarias para facilitar la evacuación de las aguas pluviales, así como para contar con el peso necesario para mantener las bóvedas bajo suficiente presión externa. De igual manera, las arquerías y las gradas de las edificaciones fueron hechas también con sillar, demostrando que su uso era muy variado, inclusive en algunos patios se puede apreciar el sillar como parte del piso acabado, mezclado con piedras de río o canto rodado, en tramas de damero, a manera de escaques de ajedrez. Hoy en día aun se sigue utilizando el sillar, aunque las técnicas constructivas de antaño han dado paso a otras menos sofisticadas y mas prácticas.

El sillar es vendido por los talladores en las mismas canteras y su venta se hace en “tareas”, que son paquetes de 200 unidades con dimensiones aproximadas de 50 x 30 x 20 cms y un peso aproximado de 45 kilos por unidad. Al ser un material poroso, es bastante absorbente de humedad, por lo cual el mortero tiene que ser trabajado de una manera muy especial, adicionando cal y yeso, además de la arena y cemento. Su textura es muy rica y estéticamente agradable, motivo por el cual muchas personas lo prefieren “al natural” o caravista, aunque también puede ser estucado. Los muros de sillar pueden ser pintados directamente sin previo estuque, simplemente impregnando una capa de selladora antes de la pintura, aunque en muchos casos se recomienda utilizar pinturas “traspirables” para permitir la exudación de humedad ambiental. Muchos estanques y canales de regadito han sido construidos con sillar, destacando como hecho singular que las piezas sumergidas se conservan mucho mejor que aquellas otras que no están en contacto directo con el agua. Y de ser un material exclusivo de la fina arquitectura arequipeña, en la actualidad el sillar es un material “popular” y bastante económico, lo que ha motivado una emigración arquitectónica, por cuanto dejo de ser utilizado por los sectores sociales pudientes para convertirse hoy en el material mas utilizado en las viviendas de los asentamientos humanos periféricos, conocidos localmente como “pueblos jóvenes”. Aun así, en Arequipa los arequipeños, y especialmente los arquitectos nativos, nos sentimos orgullosos en presentar al sillar como elemento típico de nuestra arquitectónica volcánica y al cual invitamos a conocer personalmente a nuestros colegas del mundo entero. Arequipa, la ciudad del sillar, los espera.


 





Facebook Arquba.com

Buscar en ARQUBA

FADU UBA Facultad de Arquitectura Diseno y UrbanismoFADU UBA Facultad de Arquitectura Diseno y Urbanismo

Fadea Federacion Argentina de Entidades de Arquitectos

FPAA Federacion Panamericana de Asociaciones de Arquitectos

UIA Union Iternationale des Architectes

SCA Sociedad Central de Arquitectos

CAPBA Colegio de Arquitectos de da Provincia de Buenos Aires

Union de Arquitectos de Catamarca

Sociedad Arquitectos del Chaco

CACH Colegio de Arquitectos de la Provincia del Chubut

CA Colegio De Arquitectos De La Provincia De Cordoba

SOARCO Sociedad de Arquitectos de Corrientes

CAPER Colegio de Arquitectos de la Provincia de Entre RiosCAPER Colegio de Arquitectos de la Provincia de Entre Rios

Colegio Publico de Arquitectos de Formosa

Colegio de Arquitectos de Jujuy

Asociacion de Arquitectos de la Pampa

Colegio de Arquitectos de la Provincia de la Rioja

CAMZA Colegio de Arquitectos de Mendoza

Colegio de Arquitectos de la Provincia de Misiones

Colegio de Arquitectos de La Provincia del Neuquen

CARN1 Colegios de Arquitectos de Rio Negro

Colegio de Arquitectos de Salta

CASJ Colegio de Arquitectos de San Juan

Colegio de Arquitectos de San Luis

ARQSC Arquitectos Santa Cruz

CAPSF Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe

CASE Colegio de Arquitectos de Santiago de Estero

Colegio de Arquitectos de Tierra del Fuego

CAT Colegio de Arquitectos de Tucuman