Cursos On-Line Diplomados Bloques de AutocadDetalles ConstructivosMonografías Diccionario Software Videos Finales Apuntes de Arquitectura Manuales Gratis
 

Catedral del Salvador de Zaragoza


 



DESCARGA ESTE TEXTO A TU PC
Este texto en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.


Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.



Concatedral metropolitana de Zaragoza junto con la basílica y concatedral del Pilar. Habitualmente llamada "la Seo" ("sede" arzobispal) en contraposición a "el Pilar".
Construida en el solar del antiguo foro romano de Caesar Augusta y de la mezquita mayor de Saraqosta, elementos de cuyo minarete todavía forman parte de la torre actual. El edificio fue comenzado en el siglo XII en estilo románico y ha sufrido muchas reformas y ampliaciones hasta 1704 en que se coloca el chapitel barroco rematando la torre.


De los diversos estilos que la componen, los elementos más importantes son los siguientes:

- Románico: en el exterior, la parte inferior del ábside. Todavía se conserva el interior románico del ábside, pero actualmente está tapado por el retablo gótico. En la sacristía, el "olifante" de Gastón de Bearn, tallado en marfil del siglo XI y los bustos-relicarios de San Valero (patrón de Zaragoza), San Vicente y San Lorenzo donados por el antipapa Benedicto XIII.

- Gótico: mezclado con el mudéjar, sobre todo en la parte superior del exterior del ábside. Las tres naves centrales con sus arcos y tracerías. Magnífico retablo mayor de alabastro polícromo realizado por Pere Johan y Hans de Suabia. Sillería del coro. Museo de tapices flamencos de los siglos XV, XVI y XVII, una de las 3 mejores colecciones del mundo.

- Mudéjar: muro exterior de la Parroquieta de San Miguel y en su interior techumbre dorada de madera. El mudéjar aragonés ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

- Renacentista: En la Parroquieta de San Miguel, sepulcro del arzobispo don López Fernández de Luna del siglo XVI. Cimborrio con influencias mudéjares, construido en el primer tercio del siglo XVI en sustitución del antiguo cimborrio mudéjar.

- Barroco: torre y portada.

El museo capitular, en proceso de restauración, se encuentra actualmente cerrado.


Historia


Orígenes

La situación de la Seo viene dada por el antiguo foro romano. Al contrario que otros foros de ciudades romanas, el foro de Caesar Augusta no se situó en la confluencia del Cardo y el Decumano, sino a orillas del Ebro, contiguo al puerto fluvial. En el foro, además de ser el centro cívico y comercial de la ciudad, se encontraba en templo principal. El Museo del Foro se encuentra debajo de la plaza del Pilar, frente a la fachada de la catedral.

No se han encontrado restos de una iglesia visigótica ni mozárabe.


La mezquita

Hanas ben Abdallah as San'ani (-718), discípulo de uno de los allegados de Mahoma, fue el constructor de la mezquita mayor de Saraqusta al Baida, Zaragoza la Blanca, según nos cuenta al-Humauydí (1029-1095). De ser cierto, la mezquita mayor sería una de las más antiguas de Al-Andalus. El edificio sufrió dos ampliaciones, una en el siglo IX y la segunda en el siglo XI, bajo el rey taifa de Zaragoza Mundir I. Durante la restauración que terminó en 1999, se han descubierto numerosos vestigios, como la impronta del alminar en los muros externos, y la planta del antiguo edificio. Así, la entrada se encontraba en el mismo lugar que la de la actual catedral.

La entrada en 1118 de Alfonso I el Batallador en Zaragoza, no supuso la inmediata demolición de la mezquita. Se dio un año los musulmanes para instalarse extramuros y el 4 de octubre de 1121 se consagró el edificio bajo la advocación de san Salvador, naturalmente haciendo las reformas necesarias para darle un uso en las celebraciones cristianas.


La catedral románica

En 1140 se comienza con el derribo de la mezquita y la construcción de un nuevo edificio al estilo de la época: románico tardío. La nueva iglesia, de planta basilical de crucero y tres naves terminadas en ábsides, realizada en piedra, debe mucho en su estilo a la catedral de Jaca, de la que toma diversos elementos. Además del edificio de la iglesia, poseía archivo, refectorio, enfermería así como dos claustros. De esta época aun se conserva la parte inferior de dos de los ábsides, con ventanucos entre capiteles historiados y adornados con el llamado ajedrezado jaqués en el exterior y, en el interior, un conjunto de esculturas que actualmente están ocultas tras el retablo mayor. Las obras de esta primitiva catedral se extenderán durante todo el siglo XIII.

Desde 1204 hasta el siglo XV se coronan en la iglesia todos los reyes de Aragón por un privilegio otorgado por el Papa Inocencio III. El rey, que la noche anterior había velado sus armas en la Aljafería, se acercaba desde allí en procesión. La ceremonia contaba con cuatro partes: investidura de armas, unción con el santo óleo, imposición de la corona y las insignias reales y juramento de los fueros y libertades del Reino de Aragón. El último rey en ser coronado en La Seo fue Carlos I de Aragón. A partir de él, los reyes sólo tendrán que jurar los fueros. En la catedral también se celebraban los bautizos, bodas y entierros reales.


La catedral gótico-mudéjar

En 1318 el Papa Juan XXII crea el arzobispado de Zaragoza, independizándolo de la sede de Tarragona, con lo que el edificio pasa a ser catedral metropolitana. A partir de este momento las ampliaciones se harán usando materiales baratos y que se encuentran en los alrededores en abundancia: el ladrillo y el yeso. Bajo la supervisión del arzobispo Pedro López de Luna (1317 - 1345) se construye una iglesia gótica de tres naves (actualmente son las tres naves centrales) que mantiene los ábsides románicos. La nave central se realizará más alta que las laterales, permitiendo abrir ventanas que desde 1447 estarían cubiertas de vidrieras. En 1346 se comienza un cimborrio mudéjar para dar luz a la cabecera con la participación de los maestros Juan de Barbastro y Domingo Serrano. La obra se terminará en 1376 siendo ya arzobispo don Lope Fernández de Luna y que culmina una catedral gótica espaciosa y con mucha luz.

En 1360, durante el arzobispado de don Lope Fernández de Luna, se renueva la fachada principal y se construye la llamada Parroquieta, todo en estilo mudéjar. Lo único que se ha conservado es la Parroquieta o capilla parroquial de san Miguel Arcángel, que se inserta como una capilla cerrada e independiente dentro del edificio y que el arzobispo don Lope proyectó como capilla funeraria. La construcción, finamente realizado en estilo gótico-mudéjar, es un ejemplo único del trabajo de los maestros aragoneses y los alarifes sevillanos, que tapizaron el muro exterior con dibujos geométricos de ladrillos lisos y vidriados. En el interior, la techumbre está realizada en madera dorada también de estilo mudéjar.


El turbulento Renacimiento

En 1403 se vino abajo el antiguo cimborrio. El antipapa Benedicto XIII, el Papa Luna, aragonés de nacimiento, impulsará una reforma del edificio. Se elevaron los ábsides románicos, se añadieron dos torres contrafuerte a los lados de los ábsides y se realizó un nuevo cimborrio en forma de tiara papal. Decorado en 1409 por el maestro Mahoma Rami, pudo ser visto por Benedicto XIII en su visita a la ciudad en 1410.

El retablo mayor se realizó durante el pontificado de don Dalmau de Mur y Cervelló (1431-1456). Dalmau Mur se centró en embellecer el interior del edificio, encargando, además del retablo mayor, el coro y otras actuaciones menores.

El 14 de septiembre de 1485 fue asesinado en la catedral el arzobispo y primer Inquisidor de Aragón Pedro de Arbués (hecho santo por el Papa Pío IX en 1867) mientras rezaba protegido con casco y malla. El hecho fue consecuencia del mal recibimiento que tuvo la inquisición en Aragón, que se veía como un ataque de la corona a los fueros. En particular, parece que algunas de las más poderosas familias de judíos conversos como los Sánchez, los Montesa, los Paternoy o los Santángel, sabiéndose víctimas predilectas de la inquisición, estuvieron implicados en el asesinato. Como consecuencia se produjo un levantamiento popular contra los judíos y finalmente "nueve ejecutados, en persona, aparte de dos suicidios, trece quemados en estatua y cuatro castigados por complicidad" según cuenta Jerónimo Zurita. El sepulcro del santo, realizado por Gil Morlanes padre, se encuentra en el edificio en la capilla de San Pedro Arbués.

Durante los siglos XV y XVI muchos de los arzobispos de Zaragoza fueron miembros de la casa real de Aragón. Lo fueron:

- don Juan de Aragón (~1440 – 1475) hijo ilegítimo de Juan II de Aragón. Durante su mandato se construyó un nuevo órgano y se mandó sustituir en el retablo mayor las tres escenas principales de madera por otras de alabastro policromado.

- don Alonso II de Aragón (1470 ó 1478 – 1520) hijo ilegítimo de Fernando el Católico. Añadió una nave por lado, pasando la catedral de tener tres a tener cinco naves. El antiguo cimborrio, que ya amenazaba ruina desde 1417, se hundió hacia 1498. Se encargó a Juan Botero la construcción de un nuevo cimborrio en forma de estrella de ocho puntas que todavía se puede admirar entre las bóvedas de la iglesia. Entre 1505 y 1520 se realizó la obra, que fue terminada por su hijo y sucesor, don Juan de Aragón, obispo de 1520 a 1531.

- don Hernando de Aragón (1498 – 1575), hijo ilegítimo del anterior y doña Ana de Gurrea. Arzobispo desde 1539, fue una de las personas más influyentes del reino de Aragón. Gran mecenas y promotor de las artes, dirigió la última ampliación de la catedral entre 1547 y 1550, añadiendo dos tramos completos a los pies. La ampliación fue encargada a Charles de Mendibe, que alargó las cinco naves y dispuso cuatro nuevas capillas laterales, dos por lado, y cuatro más al fondo. Entre 1549 y 1555 el arzobispo mandó realizar en alabastro en una de las nuevas capillas, la de san Bruno, a Juan Vizcaíno su sepulcro y a Juan de Liceire el de su madre, doña Ana de Gurrea. El retablo de la capilla de san Bruno, lo encargó al escultor Pedro de Moreto.


Los últimos siglos

El antiguo enfrentamiento entre los canónigos del Pilar y de la Seo fue notorio en el siglo XVII. Tanto es así, que el cabildo del Pilar entabló un pleito para obtener la sede episcopal, pleito que fue solucionado por Felipe IV a favor de la Seo. Las disputas no se solucionarían hasta que en 1676 el papa Clemente X decidió de manera salomónica y por la Bula de Unión fundir ambos cabildos. En la Seo residirían 6 dignidades y 15 canónigos, igual que en el Pilar, y el deán viviría seis meses en cada una.

También en el siglo XVII se derribó la antigua torre mudéjar, muy deteriorada, y se comenzó la construcción de una nueva. La nueva torre, diseñada por Juan Bautista Contini en Roma en 1683 en estilo barroco, comenzó a construirse en 1686, concluyéndose en 1704 con la colocación del chapitel.

La fachada se realizó en el siglo XVIII en estilo barroco italiano de orientación claramente neoclásica. Fue encargada por el arzobispo Añoa y Busto a Julián Yarza, un discípulo de Ventura Rodríguez.

En la segunda mitad del siglo XX se realizó una restauración en profundidad del edificio que duró unos 23 años. El proyecto se puede dividir en cuatro etapas:

- de 1975 a 1987: sustitución de los seis pilares de la nave principal, tejados, aleros, vidrieras, cimentación, demolición de edificios colindantes y excavación arqueológica.
- de 1987 a 1992: pared de la Parroquieta, cimborrio, capillas de la cabecera y fachada neoclásica.
- de 1992 a 1994: finalización de actuaciones anteriores y excavación de restos musulmanes y romanos.
- de 1995 a 1998: restauración de la torre, el chapitel y el reloj, el órgano, el retablo mayor, en general todas las yeserías y capillas fueron limpiadas y restauradas; también se adecuó el museo de tapices.

En total se gastaron más de dos mil millones de pesetas, pagados por Diputación General de Aragón, el Arzobispado de Zaragoza y el Cabildo Metropolitano, el Ministerio de Educación y Cultura, Ibercaja y la Caja de Ahorros de la Inmaculada.


El interior

Comenzando por los pies de la catedral, las capillas del lado derecho:

- Puerta de la Pabostría y atrio. A destacar el portal interior.
- Capilla de Nuestra Señora de las Nieves. Capilla tardogótica con retablo barroco. Cuadros del retablo pintados por Francisco Ximeno.
- Capilla de San Valero. Portal barroco de madera dorada del siglo XVII con escenas de los santos Valero (patrón de la ciudad), Vicente y Lorenzo. Paredes pintadas por García Ferrer.
- Capilla de Santa Elena o Capilla del Santísimo Sacramento. El retablo, el portal y los cuadros de Lupicini de Florencia son todos barrocos del siglo XVII.
- Capilla de los arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael. Madada construir por Garbriel Zaporta a finales del siglo XVI como capilla funeraria; sólo se ha conservado la tapa del sarcófago. Del renacimiento se conserva el retablo realizado por Juan de Anchieta, la reja de bronce realizada por Guillén Trujarón y el portal. Las pinturas y los azulejos se cree son del pintor Pedro Morone de Siena.
- Capilla de Santo Dominguito de Val. Patrón de los Infanticos. Capilla barroca de la segunda mitad del siglo XVIII en la que se conservan restos del santo. Cúpula elíptica sobre pechinas muy trabajada en yeso.
- Capilla de San Agustín. Retablo renacentista de Gil Morlanes con esculturas de Gabriel Yoly y José Sanz (imagen de San Agustín de 1720)
- Capilla de San Pedro Arbués. En las paredes, cuadros del siglo XVII atribuidos a Berdusán. Bajo un baldaquino con columnas salomónicas la escultura de San Pedro Arbués realizada por Juan Ramírez en el siglo XVII. Portal barroco del siglo XVIII.


Comenzando por los pies de la catedral, las capillas del lado izquierdo:

- Capilla de San Bernardo. Una de las obras cumbre del renacimiento aragonés. De entre 1549 y 1555, contiene las tumbas del arzobispo don Hernando de Aragón, que la mandó realizar, y de su madre doña Ana de Gurrea. Juan Vizcaíno realizó el sepulcro del arzobispo y Juan de Liceire el de su madre. El retablo de la capilla de san Bruno, lo encargó al escultor Pedro de Moreto. Todo fue realizado en alabastro. La verja también es del renacimiento realizada por Guillén Trujarón.
- Capilla de San Benito. Mandada consruir en el siglo XVI en estilo gótico tardío por don Hernando de Aragón para recoger los cuerpos de sus sirvientes.
- Capilla de San Marcos.
- Capilla del Nacimiento. Sencillo portal del siglo XVI. Retablo con tablas atribuidas a Roland de Mois o Jerónimo de Mora del siglo XVI. Reja renacentista de Hernando de Ávila.
- Capilla de las santas Justa y Rufina. Pinturas de Juan Galván sobre las paredes. El cuadro de las santas es de 1644 de Francisco Camilo.
- Capilla de San Vicente. Portal barroco. La escultura de San Vicente es de hacia 1760 realizada por Carlos Salas.
- Capilla de Santiago. Pintura de Pablo Raviella de 1695. Imagen de Santiago peregrino del siglo XVI bajo un baldaquino barroco.


Coro:

- El coro está formado por 117 sillas realizadas en roble por los religiosos Gomar, Bernardo Giner y Mateo de Cambiay. Está cerrada por una reja de bronce rematada con esculturas de madera dorada realizada por Juan Ramírez. Aquí se encuentra sepultado el arzobispo Dalmau Mir.
- El órgano conserva restos del órgano gótico de 1469 y tubos de los siglos XV al XVIII. El órgano actual es el resultado de la integración de la compleja historia del instrumento realizada entre 1857 y 1859 por Pedro Roqués.
- En la parte de atrás del coro se encuentra la capilla del Santo Cristo, con una composición de Cristo crucificado, Mater Dolorosa y San Juan realizada por Arnau de Bruselas a finales del siglo XVI; todo ello bajo baldaquino soportado por columnas salomónicas de mármol negro. La decoración está realizada por Jerónimo Vallejo, Arnau de Bruselas y Juan Sanz de Tudelilla en yeso endurecido y forma uno de los conjuntos escultóricos más destacados del renacimiento aragonés. A los lados, las pequeñas capillas de Santa Marta, San Mateo, San Juan Bautista, Santo Tomás de Villanueva, Nuestra Señora de la Merced, San Leonardo, San Felipe y Santa Orosia.


Ábsides:

- Capilla de la Virgen Blanca. Retablo barroco de madera con pinturas de Jusepe Martínez (1647), pintor zaragozano. Virgen con niño de alabastro del siglo XV realizada por el escultor francés Fortaner de Uesques. En el suelo, diversas lápidas de arzobispos de Zaragoza de los siglos XVI al XVII.
- Retablo mayor. Dedicado al Salvador, fue tallado en alabastro y policromado desde 1434 a 1480 por varios artistas, entre los que destcan Pere Johan, Francisco Gomar y Hans Piet D'anso. Se puede considerar una de las obras cumbre de la escultura gótica europea.
- Capilla de San Pedro y San Pablo. Retablo de madera dorada con escenas en relieve de las vidas de San Pedro y San Pablo.


 





Facebook Arquba.com

Buscar en ARQUBA

FADU UBA Facultad de Arquitectura Diseno y UrbanismoFADU UBA Facultad de Arquitectura Diseno y Urbanismo

Fadea Federacion Argentina de Entidades de Arquitectos

FPAA Federacion Panamericana de Asociaciones de Arquitectos

UIA Union Iternationale des Architectes

SCA Sociedad Central de Arquitectos

CAPBA Colegio de Arquitectos de da Provincia de Buenos Aires

Union de Arquitectos de Catamarca

Sociedad Arquitectos del Chaco

CACH Colegio de Arquitectos de la Provincia del Chubut

CA Colegio De Arquitectos De La Provincia De Cordoba

SOARCO Sociedad de Arquitectos de Corrientes

CAPER Colegio de Arquitectos de la Provincia de Entre RiosCAPER Colegio de Arquitectos de la Provincia de Entre Rios

Colegio Publico de Arquitectos de Formosa

Colegio de Arquitectos de Jujuy

Asociacion de Arquitectos de la Pampa

Colegio de Arquitectos de la Provincia de la Rioja

CAMZA Colegio de Arquitectos de Mendoza

Colegio de Arquitectos de la Provincia de Misiones

Colegio de Arquitectos de La Provincia del Neuquen

CARN1 Colegios de Arquitectos de Rio Negro

Colegio de Arquitectos de Salta

CASJ Colegio de Arquitectos de San Juan

Colegio de Arquitectos de San Luis

ARQSC Arquitectos Santa Cruz

CAPSF Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe

CASE Colegio de Arquitectos de Santiago de Estero

Colegio de Arquitectos de Tierra del Fuego

CAT Colegio de Arquitectos de Tucuman