Cursos On-Line Diplomados Bloques de AutocadDetalles ConstructivosMonografías Diccionario Software Videos Finales Apuntes de Arquitectura Manuales Gratis

Alarmas Contra Intrusos


 







Introducción

La necesidad de controlar el ingreso de personas no autorizadas en algún lugar determinado es la base de la existencia de estos equipos, los cuales mantienen la seguridad en comercios, oficinas, industrias, almacenes, áreas de diseño o desarrollo, laboratorios, etcétera.
La instalación de los sistemas de alarmas contra intrusos ha contribuido a reducir la cantidad de robos y hurtos producidos en los hogares de todo el mundo, presentando no sólo la ventaja directa de la seguridad que brinda a las personas y sus bienes, sinó también permitiendo reducir los montos de las primas de los seguros de las empresas, comercios y viviendas.
Sin embargo, como su uso aún no está debidamente generalizado, cada año continúan produciéndose numerosos incidentes, con daños humanos y materiales causados por la falta de una oportuna detección.
Los robos y hurtos también pueden causar diferentes trastornos psico-físicos sobre las víctimas de estos hechos delictivos, siendo las más afectadas las personas mayores y las que sufren problemas del corazón, las mujeres embarazadas, y sobre todo los niños, quienes pueden resultar muy traumatizados por la situación de peligro resultante.
Estos sistemas de alarmas pueden contener los siguientes elementos:
- Central de alarma
- Batería y cargador
- Consola de activación/desactivación
- Cableado o vinculación inalámbrica
- Alarma
- Avisador telefónico
- Pulsadores de pánico/asalto
- Detectores
En ciertos modelos comerciales, algunos de estos elementos se encuentran debidamente integrados dentro de la central de alarma. A continuación se presentan las características mas destacadas de cada tipo de elemento.


Central de alarma

La central de alarma es la parte medular del equipamiento, ya que es el elemento que se encarga de controlar automáticamente el funcionamiento general del sistema de alarma, recogiendo información del estado de los distintos detectores y accionando eventualmente los sistemas de aviso de la presencia de intrusos en el área protegida.
La central en sí es una tarjeta eletrónica con sus distintas entradas y salidas, que se encuentra resguardada en un gabinete con protección antidesarme, el que generalmente también incluye la batería y su cargador. Las centrales se clasifican de acuerdo a la cantidad de zonas independientes a proteger, por lo que podemos encontrar productos de 2 zonas, 6 zonas, 16 zonas, etcétera.
Cada zona puede ser activada y desactivada en forma individual, lo que permite en hogares con muchas dependencias, proteger las áreas que no tienen presencia humana prevista y deshabilitar la protección en aquellas zonas ocupadas por los dueños de casa.
Asimismo, se suele incorporar un retardo de activación de la alarma en al menos una zona (zona temporizada), para dar tiempo a que pueda desactivarse el sistema, al ingresar los dueños al domicilio protegido. Sin embargo, esto no es necesario en los casos en que se dispone de un control remoto por ondas de radio.


Batería y cargador

Estos elementos sirven para proveer un sistema de alimentación eléctrica ininterrumpida (UPS), de manera que ante una falta del suministro eléctrico de red (normal o provocado por un ladrón), el sistema de alarma contra intrusos continúe brindando protección en forma absolutamente normal.


Consola de activación/desactivación

Esta consola habitualmente contiene un teclado que permite programar todas las funciones del sistema. Esta interfase de control cuenta con teclas alfanuméricas, como asi también otras funciones de señalización de estados, por lo que constituye una pieza importante para el usuario del sistema.
Existen señalizadores de dos tipos, los de led o luces, y también los de pantalla de cuarzo líquido. En ambos casos brindan información de cada una de las zonas que están conectadas (áreas de proteccion exterior, puertas, ventanas, áreas interiores, etcétera).
En algunos modelos, la consola de activación/desactivación se encuentra montada en el frente de la central de alarma, aunque esto tiende a caer en desuso.
También existen modelos en que se dispone un control remoto por ondas de radio codificadas, que permite la activación/desactivación de la central, y enventualmente puede accionar las sirenas y hacer llamados telefónicos en caso de asaltos.


Cableado o vinculación inalámbrica

Como su nombre lo indica, sirve para vincular los distintos componentes del sistema de alarma contra intrusos, ya sea por medio de cables o en forma inalambrica. En el caso de redes cableadas, generalmente se utilizan dos conductores para alimentación de 12 V y dos conductores para las señales (circuito serie de NC).


Alarma

El elemento de alarma está formado generalmente por una sirena (o campana) que advierte de la ocurencia de una intrusión detectada por el sistema, mediante una señal sonora de alto nivel. En algunos casos, también puede incluir algún tipo de señalización visual, como balizas y destelladores (flash), para aquellas personas que tienen problemas de audición o cuando existe un alto nivel de ruido ambiente.
La sirena exterior se coloca dentro de un gabinete para su protección, y se instala en la fachada de la casa, comercio o industria a proteger. Además de su función de alertar en los casos en que se ha detectado un intruso, la sirena exterior es un elemento disuasivo de por sí, ya que advierte de la existencia de un sistema de alarma instalado en el domicilio.
Por otro lado, la sirena interior sirve para actuar como auxiliar de la exterior, de manera que las dos sirenas suenen al mismo tiempo. Si el intruso destruye la sirena exterior, queda funcionando la sirena interior dentro del lugar a proteger.
En todos los casos, estas sirenas emiten un sonido de unos 120 decibeles (equiparable al sonido de una ambulancia) y tienen una protección antidesarme que envía una señal a la central, en los casos en que se pretenda sabotear su correcto funcionamiento.
Para determinar el tipo de alarma a instalar debe tenerse en cuenta algunos factores como el nivel de ruido ambiental, el tipo y calidad del sonido ambiental, la duración de la señal requerida, el nivel acústico deseado y la alimentación eléctrica disponible.
Por ello, para su correcta instalación hay que tener en cuenta la presencia de fuentes de sonido en los locales a proteger, como por ejemplo equipos de aire acondicionado, sistemas estereofónicos, televisores, etcétera, que eventualmente impidan la audición de las sirenas de alarma.
Por otro lado, el entorno en el cual un señalizador luminoso debe ser instalado es lo que determina tanto el tipo de producto como la intensidad luminosa necesaria para cada aplicación. Por ello, un avisador luminoso diseñado para uso industrial, que incorpora una gran salida luminosa nunca podrá ser adecuado para un domicilio y viceversa


Avisador telefónico

En los sistemas de alarma mas modernos, tambien se suele instalar un elemento que ante la ocurrencia de una anormalidad, efectúa un llamado al número telefónico programado previamente. Este llamado puede incluir un mensaje de voz grabado en una memoria no volátil o ser simplemente una secuencia de tonos característicos (bip-bip).


Pulsadores de pánico/asalto

Estos dispositivos de seguridad contra asalto deben ser colocados estratégicamente y de manera oculta, cerca de cajas registradoras, mostradores, baños, cajas de seguridad, armarios, etcétera, de manera tal que al momento del asalto se puedan presionar los pulsadores correspondientes en forma disimulada, para enviar una señal a la central de alarma, que ordene una acción de respuesta silenciosa, como por ejemplo la ejecución de un llamado telefónico o la activación de una señal luminosa en el puesto central de vigilancia.


Detectores

Los detectores se fabrican con diversas técnicas que operan bajo principios de funcionamiento diferentes. Algunos de ellos han pasado a la obsolesencia por la gran cantidad de falsas alarmas que generan y por lo tanto no se describirán.
En la mayoría de los casos se dispone un elemento sensor que analiza la alteración de alguna magnitud física. Esta alteración es detectada por un circuito electrónico asociado que opera un contacto normalmente cerrado, que al abrirse envía la información de su estado a la central, la que acciona la alarma acústica y/o lumínica del sistema, para advertir la presencia de intrusos en el ambiente en que se halla instalado.
Estos detectores deben ser cuidadosamente seleccionados en función del tipo de alteración a identificar, para evitar falsas alarmas.
Por lo general, el detector está concebido para dar una rápida advertencia a un costo razonable, de manera de brindar un oportuno preaviso. Esta advertencia sólo es posible si el detector está correctamente localizado, instalado y mantenido.
Los detectores no pueden dar aviso si el intruso no atraviesa el campo de acción de ellos. Por ello es aconsejable instalar detectores en cada cocina, dormitorio, pasillo, descanso y otros recintos cuyas puertas permanezcan cerradas normalmente.
Los detectores generalmente no deben colocarse directamente sobre una cocina o estufa, ni en las cercanías de extractores de aire , puertas o ventanas, ni en lugares con temperaturas elevadas.
Tampoco deben ubicarse en áreas sucias, con muchos insectos, o con atmósfera poluida, porque pueden dar origen a falsas alarmas.
Asimismo debe tenerse en cuenta la presencia de mascotas, como perros y gatos, que pueden producir innecesarios avisos, si no se toma en cuenta esta situación al ser instalados. Por este motivo, algunos detectores son inmunes a animales de 30 cm de altura.
Los detectores deben tener un mantenimiento regular, debiendo prestarse especial atención al estado de la zona de captación. Además hay que limpiarlos mensualmente para quitar el polvo o grasa que pueda perturbar su funcionamiento.
Hay detectores que funcionan en forma autónoma, pues poseen su propia sirena y batería, formando una pequeña central completa que brinda protección aún cuando se interrumpe el suministro de energía, siempre que la batería esté cargada y correctamente instalada.
En algunos casos, en vez de sirena se instala una luminaria incorporada, que al iluminar la zona en que detectó la anormalidad, alerta de la presencia de extraños en su campo de acción, ahuyentando posibles intrusos, animales, etcétera.
A continuación se presenta una síntesis de las características de los principales tipos de detectores que se emplean en la actualidad:


PIR o sensor de movimientos infrarrojo pasivo:

Este sensor trabaja mediante la detección de la radiación infrarroja emitida por los cuerpos vivos ubicados dentro de su campo de acción. El mismo tiene una lente de forma especial que concentra los rayos infrarrojos en su foco, donde se instala el sensor propiamente dicho.
Dicha lente no enfoca todos los rayos que inciden en el sensor, presentando zonas (o mejor dicho ángulos) de sombra que se intercalan con zonas de detección. De esta manera, cuando un cuerpo caliente se mueve, se producirá un cambio en la distribución de zonas de sombra y detección de radiación, lo que produce una ligera modificación que es discriminada por el sensor infrarrojo, cuyo circuito asociado envía al control la señal de que una persona, u animal ha activando el sistema.
Hay que tener en cuenta que su funcionamiento se ve afectado por la distribución de temperaturas del lugar, por lo que no debe haber corrientes de aire bruscas que activen el sensor de movimientos. Esta limitación constituye un impedimento para su instalación en ciertos recintos.
El funcionamiento óptimo se produce cuando el cuerpo caliente se desplaza de forma transversal, atravesando el haz de ángulos de sombra y detección, y el menor índice de detección ocurre cuando el objeto se desplaza totalmente de frente hacia el detector, ya que de este modo no se modifica apreciablemente la distribución de haces y la detección se produce de forma más lenta.
Generalmente su alcance es de algo mas de 10 m a lo largo y de 6 m a lo alto, con un ángulo de cobertura de unos 90º a 110º a lo ancho.
En algunos modelos pueden intercambiarse los lentes, para modificar su área de captación. Así hay lentes de largo alcance, apropiados para pasillos; hay lentes que no se enfocan a la zona mas baja del recinto, para mascotas; hay lentes tipo gran angular, etcétera.
Cabe señalar que los detectores de presencia por infrarrojos se están introduciendo cada vez más en el ámbito de la automatización de edificios y viviendas, así como en muchos otros entornos no relacionados con la seguridad, tanto domésticos como industriales.
Este auge se debe no sólo a que resulten cómodos y prácticos para el encendido y temporización de luces y otras aplicaciones, sino también a la fiabilidad que han venido demostrando en los años que llevan en el mercado. Sensor de movimientos dual-tech (doble tecnología) Infrarrojo-


Microonda

Este sensor de movimientos es uno de los más confiables que hay la actualidad, ya que a la acción de la detección infrarroja descripta anteriormente, se añade el uso de microondas.
La parte de microondas envía una señal desde el sensor hasta el final de su zona de alcance y luego el rebote de la señal permite confirmar que no hay intrusos.
Al ser interrumpida la señal por una persona u animal, la señal la regresa más rápido y el sensor detecta la anormalidad.
Sólo si la parte de microondas y la parte de infrarrojo detectan
simultaneamente una anormalidad en su área de cobertura se activa el
sistema, minimizándose así la ocurrencia de falsas alarmas.
Generalmente su alcance es de algo mas de 10 m a lo largo y de 6 m a lo alto, con un ángulo de cobertura de unos 90º a lo ancho.
Su altura para instalación debe ser entre 1,80 a 2 m.
Algunos modelos mas onerosos también incluyen un microprocesador, que almacena patrones de comportamiento típicos, para evitar falsas alarmas (triple tecnología).


Sensor de ultrasonido:

Este sensor se basa en el efecto Doppler y resulta similar al componente de
microondas descripto anteriormente, usándose en zonas al aire libre, donde
no resultan efectivos otros tipos de detectores.


Sensor de rotura de cristal:

Este sensor trabaja detectando las frecuencias del sonido característico que emite un cristal al ser quebrado, mediante el uso de un micrófono instalado en el interior del detector.
Este sensor se instala en lugares como ventanales, puertas corredizas de cristal, etcétera. El detector de rotura de cristal se coloca en el techo o en las paredes, siempre pensando en que el sensor esté frente al área a proteger.
Habitualmente su cobertura es de algo más de 4 m².


Barrera infrarroja:

Este sistema detector consta de un emisor y un receptor infrarrojo, colocados enfrentados a cierta distancia entre sí, de manera tal que la interposición de algún cuerpo en el trayecto entre ambos elementos produzca la desaparición de la señal recibida, activándose la correspondiente señal de alarma.
Este sistema resulta de bajo costo, pero necesita de un mayor cableado que en el caso del PIR, en virtud de que necesita una conexión para el emisor y otra para el receptor.


Contacto magnético:

Este detector sirve para proteger todos los accesos de la casa que dan al exterior, como las puertas ó ventanas de uso normal, pudiendo ser instalados en distintos tipos de aberturas de metal o de madera, siempre y cuando las mismas no tengan movimiento con el viento.
Estos elementos se componen de dos partes; una que se instala en el marco de la abertura, que es la que contiene un reed-switch NC y está conectada al control central; y la otra que es un imán permanente que se coloca en la parte móvil de la abertura.
Si alguien intenta ingresar al domicilio abriendo alguna abertura, se aleja el imán, y la otra parte queda fuera del campo magnético que mantenía cerrado el reed-switch, lo que da lugar al envío de una señal al control para activar las sirenas.
Existen de dos tipos básicos: el normal y el oculto; su diferencia radica en que los contactos normales se instalan externamente y son visibles; y los ocultos son utilizados sólo en aberturas de madera y son empotrados dentro de la parte móvil y del marco.
Otra variante es el contacto “overhead”, que maneja el mismo principio de los
otros contactos pero resulta apropiado para cortinas de acero.


 





Facebook Arquba.com

Buscar en ARQUBA

FADU UBA Facultad de Arquitectura Diseno y UrbanismoFADU UBA Facultad de Arquitectura Diseno y Urbanismo

Fadea Federacion Argentina de Entidades de Arquitectos

FPAA Federacion Panamericana de Asociaciones de Arquitectos

UIA Union Iternationale des Architectes

SCA Sociedad Central de Arquitectos

CAPBA Colegio de Arquitectos de da Provincia de Buenos Aires

Union de Arquitectos de Catamarca

Sociedad Arquitectos del Chaco

CACH Colegio de Arquitectos de la Provincia del Chubut

CA Colegio De Arquitectos De La Provincia De Cordoba

SOARCO Sociedad de Arquitectos de Corrientes

CAPER Colegio de Arquitectos de la Provincia de Entre RiosCAPER Colegio de Arquitectos de la Provincia de Entre Rios

Colegio Publico de Arquitectos de Formosa

Colegio de Arquitectos de Jujuy

Asociacion de Arquitectos de la Pampa

Colegio de Arquitectos de la Provincia de la Rioja

CAMZA Colegio de Arquitectos de Mendoza

Colegio de Arquitectos de la Provincia de Misiones

Colegio de Arquitectos de La Provincia del Neuquen

CARN1 Colegios de Arquitectos de Rio Negro

Colegio de Arquitectos de Salta

CASJ Colegio de Arquitectos de San Juan

Colegio de Arquitectos de San Luis

ARQSC Arquitectos Santa Cruz

CAPSF Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe

CASE Colegio de Arquitectos de Santiago de Estero

Colegio de Arquitectos de Tierra del Fuego

CAT Colegio de Arquitectos de Tucuman