Cursos On-Line Diplomados Bloques de AutocadDetalles ConstructivosMonografías Diccionario Software Videos Finales Apuntes de Arquitectura Manuales Gratis

El lenguaje en la arquitectura contemporánea


 






Los distintos manejos del lenguaje, ¿le confieren a la obra un específico valor comunicacional ? Los elementos del lenguaje en la arquitectura le confieren una característica comunicacional que termina siendo parte intrínseca de la misma; este lenguaje y su comunicación pasan a ser parte indivisible de una obra arquitectónica; su esencia.
El trabajo se plantea desde el punto de vista de interpretar cual es el rol que desempeña el lenguaje como forma de comunicar que posee una obra arquitectónica, cómo a través de los distintos elementos del lenguaje se está intentando transmitir una idea o un significado.
Cuando me refiero al valor comunicacional no estoy haciendo mención a revelar la función del edificio, revelar la función es sólo un aspecto de este valor comunicacional que queremos descubrir en una obra, el manejo del lenguaje le confiere al objeto su propia personalidad, su contenido, marca su impronta, denota su existencia.
En este trabajo realizaré un recorrido por la historia contemporánea analizando así los cambios en el manejo de los elementos lingüísticos y el valor comunicacional de los mismos.
Ahora bien ¿Qué entendemos por lenguaje?
Según la Enciclopedia Británica constituye el lenguaje, un instrumento sin el cual serían imposibles la vida en sociedad y cualquier forma de cultura, es la manifestación más importante de la conducta humana y su posesión como el rasgo que mejor define su esencia.
El lenguaje se define como un sistema de expresión que permite representar contenidos conceptuales por medio de símbolos.
“El lenguaje es un conjunto de símbolos articulados con que el hombre manifiesta lo que piensa o siente, dichos símbolos pueden ser verbales, por señales, escritos, gráficos, etc.”(Diccionario El Ateneo)
“Es evidente que las retóricas y las prosodias no son tiranías inventadas arbitrariamente, sino una colección de reglas reclamadas por la organización misma del ser espiritual y nunca ellas han impedido que la originalidad se produzca claramente. Por lo contrario decir que contribuyen a que la originalidad se despliegue será infinitamente más claro.”


Charles Baudelaire

Cité este párrafo de Baudelaire ya que expresa lo que estoy tratando de demostrar, el lenguaje en la arquitectura no es algo que le viene desde fuera, es algo inherente al objeto, y dicho lenguaje es casi infinito, las múltiples combinaciones de elementos son innumerables y cada edificio adquiere de esta forma su propio significado.
“ El arquitecto piensa pero no producirá una obra hecha de palabras sino un objeto hecho de formas y de materiales. Este objeto transmite su propio y particular mensaje que en buena parte no admite ser traducido a palabras. Este lenguaje arquitectónico se corresponde a un tiempo histórico del cual es expresión. Por consiguiente requiere constantes renovaciones en función de los requerimientos sociales cambiantes y según el tiempo. Tales renovaciones ideológicas se traducen en técnicas específicas proyectuales, las que denotan y connotan al objeto en evidente constancia de semantización. En tanto expresión de un mismo mensaje, en la obra artística forma y contenido, significante y significado, conforman una unidad.”


Héctor Oddone


El lenguaje de la arquitectura moderna. Héctor


Tomas

En este libro se plantean las constantes en lenguaje de la arquitectura moderna, el análisis es a partir del surgimiento del Movimiento Moderno y cómo los postulados enunciados por los grandes maestros se van verificando en los distintos ejemplos de la arquitectura contemporánea a partir de 1930 y cómo la interpretación de este lenguaje puede ser la mejor herramienta en la formulación de las ideas del proyecto.
Algunos conceptos respecto del lenguaje tratados en este libro son los siguientes:
El lenguaje de una obra depende esencialmente de su contexto histórico, las transformaciones socioculturales de una sociedad se ven reflejadas en sus edificios, en la manera en que estos fueron concebidos, en los recursos utilizados, en los materiales empleados en la técnica y por consiguiente en su significado.
“ La arquitectura en tanto disciplina artística convoca significados para concluir ella misma autoconstituyéndose en significado” (Gregotti)
“La arquitectura produce, incluso sin quererlo, una notable cantidad de signos. El artista, (en este caso el diseñador) tiene como rol adecuar la forma a su contenido, provocar con su obra reacción en el usuario espectador, intentar decir algo (aunque no disponga de la palabra), comunicar. Este el sustento de la arquitectura”. (Quaroni)
“El arquitecto está continuamente obligado a ser distinto de sí mismo, debe convertirse en sociólogo, político, semiólogo, obligado a encontrar formas que formalicen sistemas de exigencias, obligado a articular un lenguaje que debe decir algo distinto de sí mismo, está obligado pensar en la totalidad en la medida en que se convierte en técnico especializado, en operaciones específicas y no en discursos metafísicos.”
La función del arquitecto entonces estaría dividida en tres operaciones fundamentales: Operar con los elementos de la arquitectura, su vocabulario, su disposición, su materialidad, en tanto signos que importan un significado o una idea conceptual. Manipular las leyes de combinación de estos elementos, la relación formal de los mismos, la sintaxis, quedando constituida la forma de la volumetría. Revisar para qué sirven tales signos para con sus receptores. El significado en sí.


Rapaport: Aspectos humanos de la forma urbana

Según Rapoport, el medio ambiente físico otorga posibilidades para elegir sin determinar totalmente el modo de actuar, pero algunas elecciones o acciones de los usuarios son más probables que otros dado un medio construido concreto, esto dependerá de los diseñadores de ambientes quienes crearan ámbitos de relación, las cuales actúan directamente en el comportamiento, temperamento, satisfacción, interacción etc. Del habitante y usuario de dicho medio.
“En la metrópoli el ciudadano móvil se encuentra la mayor parte de las veces en terreno que no conoce y debe basarse sobre las apariencias para interpretar lo que está sucediendo.”
Encontrar la imagen de la ciudad en los lectores de esa ciudad, sería una tarea semiológica.
“En toda ciudad, a partir del momento en que es verdaderamente habitada por el hombre existe el ritmo de la significación, que es la oposición, la alternancia, y la yuxtaposición de elementos marcados y elementos no marcados.”


Kevin Lynch


Roland Barthes y la semiología urbana

La ciudad es un discurso y este discurso es verdaderamente un lenguaje, la ciudad habla a sus habitantes, y viceversa, generándose un dialogo. Barthes asegura que para entender el verdadero significado de la ciudad hay que perder el sentido metafórico que tiene la expresión “el lenguaje de la ciudad”.
“El erotismo de la ciudad es la enseñanza que podemos extraer de la naturaleza metafórica del discurso urbano.” Erotismo entendido como sociabilidad. “La ciudad es semánticamente el lugar de encuentro con el otro.” El lenguaje de la ciudad debería estar conformado por las lecturas que hacen todos usuarios respecto de ella. “Toda ciudad está construida según la imagen del navío, cada una de sus piezas, no era el navío entero, sin embargo entre todas conforman todo, un conjunto de significaciones legibles e identificables. En este esfuerzo de aproximación semántica a la ciudad tenemos que intentar comprender el juego de los signos, porque la ciudad es un poema, que despliega el significante y este despliegue es lo que la semiología de la ciudad debería tratar de hacer cantar”.
Entiende a la ciudad y sus edificios como un sistema de significación, la cual comporta un plano de expresión (Significante) y un plano de contenido (Significado), la significación coincide con los dos planos.
El campo de estudio es muy extenso, podemos realizar un análisis del lenguaje en la ciudad, y un lenguaje en una obra de arquitectura determinada, mi trabajo consiste en analizar ejemplos paradigmáticos de cada movimiento y verificar si la hipótesis planteada se corrobora o no.


John Summerson: “El lenguaje clásico de la arquitectura”

Summerson, asocia directamente a la arquitectura con su lenguaje “Hablaré de la arquitectura como de un lenguaje” la existencia de un edificio se debe a su lenguaje, el lenguaje es quien le confiere a una obra su valor intrínseco.
Asocia el lenguaje con la utilización de elementos clásicos. “Los diferentes géneros, de la arquitectura clásica considerados como repertorios sistematizados, referían al control arquitectónico de la forma y a partir de él hacían explícito el discurso del carácter”. M. Trabucco.
El uso de elementos lingüísticos le otorga a un edificio su carácter. El análisis de este autor se basa en determinar la relación entre los elementos clásicos de la arquitectura y su aplicación a través de la historia. El Lenguaje según él está directamente relacionado con la utilización de dichos elementos y su reinterpretación a través del tiempo. En el último capítulo “lo clásico en lo moderno” plantea cómo se da esta evolución y afirma que a partir del Movimiento Moderno quedó anulado y a partir de 1980 las nuevas concepciones invitan a reiniciar el discurso sobre la utilización de elementos clásicos, los cuales “dan sentido al intento de definir la naturaleza y valor del ornamento y a cuestionar la arquitectura como vehículo de sentido social”.


Le Corbusier “Hacia una arquitectura”

En este libro el concepto del lenguaje es entendido de otra manera. Le Corbusier caracteriza a la casa como una máquina de habitar, el lenguaje entonces se deriva directamente de esta idea, el manejo de los elementos lingüísticos debe expresar claramente esta intención. “Un arquitecto serio que mire como arquitecto hallará en un paquebote la liberación de sus malditas servidumbres seculares”
“La emoción arquitectónica es el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz”, La luz para Le Corbusier es un elemento del lenguaje, un factor que no debe dejarse de lado en el diseño de la obra. La arquitectura y su manifestación responden claramente al sistema de pensamiento de quien la produce.
Según este planteo el problema de la estética contemporánea está basado en la reinstauración de volúmenes simples donde el lenguaje sea referencia directa a una máquina y la luz y la geometría sean el lenguaje del hombre.
A mi entender el lenguaje arquitectónico está conformado por los elementos de composición, los elementos de arquitectura, su disposición y su materialidad, los materiales, la función, y la forma que el edificio adopta. Una obra de arquitectura comporta un cierto carácter, entiendo al carácter como aquella cualidad que hace comprensible, en términos sociales el destino, el tema, y la jerarquía que la obra representa.
Una vez contextualizado el tema del lenguaje voy a recorrer la historia de la arquitectura contemporánea analizando si los siguientes postulados se cumplen, haciendo una reducción de los conceptos antes enunciados. Y analizando los cuatro que según mi criterio manifiestan el lenguaje arquitectónico. Verificaré los siguientes postulados:
• La materialidad del edificio. El valor comunicacional estará puesto en manifiesto cuando el material utilizado es evidenciado en su fachada.
• La función. El valor comunicacional estará puesto en manifiesto cuando la función es evidenciada en la fachada.
• La volumetría del edificio. El valor comunicacional estará puesto en manifiesto cuando la volumetría está conformada por formas puras.
• El carácter simbólico. El valor comunicacional estará puesto en manifiesto cuando el edificio contiene un carácter simbólico.


Neoclasicismo

“El lenguaje clásico es utilizado como lenguaje arquitectónico común, que heredado de Roma, se ha utilizado en casi todo el mundo civilizado durante los cinco siglos que separan el Renacimiento de nuestros días”. Según Summerson un edificio clásico es aquel cuyos elementos decorativos proceden directa o indirectamente del vocabulario arquitectónico del mundo clásico, elementos fácilmente reconocibles: columnas de cinco variedades estándar aplicadas de forma estándar, maneras de tratar huecos, puertas, ventanas, remates, etc.
“No podemos utilizar los ordenes sin estar convencidos que encarnan un principio de belleza y de verdad. La fe en la autoridad de los ordenes ha adaptado diversas formas, la más simple puede expresarse en estos términos: Roma fue la más sabia, la profunda veneración de Roma es la gran parte de nuestra civilización.”
Utilizar elementos clásicos en un edificio, remite directamente al significado de dichos elementos. “ En los tres últimos siglos, el repertorio clásico ha sido empleado por todos los países civilizados y adaptado a las más diversas exigencias prácticas y de gusto; la universalidad intencional de las formas canónicas casi ha logrado quedar completamente traducida a la realidad, a través del número infinito de sus aplicaciones.” (Benévolo) Ahora bien, este uso del lenguaje clásico es reinterpretado, precisado científicamente, entonces se convierte en neoclásico.
No podemos hablar del Neoclásico sin dejar de hacer mención a la Academia.
Junto con la pintura y la escultura la arquitectura forma la tríada de las artes Mayores, éstas artes están condicionadas por un sistema de reglas, deducidas de la antigüedad y en parte identificadas por la convergencia de los artistas del renacimiento, consideradas universales y permanentes basadas en la naturaleza de las cosas y la experiencia de la antigüedad, concebida como una segunda naturaleza. La Academia es donde se estudia Arquitectura y su forma de transmitir los principios de generación de un proyecto son claros y precisos; unidad, tectonicidad, uso de eje de simetría, jerarquización del eje por medio del acceso, la función no es contemplada, lo determinante es la imagen. El símbolo, la impronta del edificio.
El edificio que voy a analizar para este movimiento es la Iglesia de la Madelaine, Napoleón mando a construir en 1806 este obra en honor a los caídos en la guerra, realizada por el arquitecto Vignon, transformada en Iglesia en 1814 su referencia al templo griego es más que clara y se trata por este de un edificio neoclásico, tiene la forma y la estructura de un templo clásico, un alto basamento, con una escalinata que le otorgan escala, una columnata con 52 columnas corintias de 20 metros de altura que la rodea, el frontón con el gran friso que representa el juicio final. El interior consta de una sola nave, con un vestíbulo que la antecede.
Según los parámetros de este análisis, este edificio tendría valor comunicacional en cuanto al material utilizado ya que es el mismo que se pone de manifiesto. No asumiría este valor comunicacional al no evidenciar exteriormente lo que en su interior sucede. Se trata de un volumen cerrado, que no evidencia la función. En cuanto a su volumetría, sí admite un valor comunicacional puesto a que la misma es de fácil reconocimiento, es un volumen prismático puro y en cuanto al último punto, posee un fuerte carácter simbólico ya que aquí el edificio está asociado con un carácter sagrado, y por esto utiliza estos elementos clásicos.


Neogótico

El año 1830 señala el éxito del movimiento neogótico en la arquitectura, al igual que en el neoclásico, se recurre a elementos del pasado, en este caso del gótico y se lo reinterpreta. Se presenta como una variante del gusto por lo exótico y tiene un carácter marcadamente literario. “Se asocian al espíritu romántico los estilos medievales y son apreciados no como un sistema de reglas destinado a sustituir a las clásicas, sino precisamente porque se les supone carentes de ellas y fruto del predominio del sentimiento sobre la razón; el gótico aparece ahora como un conglomerado de confuso de torrecillas, pináculos, bóvedas, vitraux, etc. El neogótico surge a partir de una necesidad de restaurar los edificios medievales. La ecole des Beaux- Arts prohibe el estudio del gótico. Ya que en este tipo de arquitectura se apela a mostrar la realidad constructiva y no se tiene en cuenta la seguridad del calculo.
La abadía de Westminster es un ejemplo del neogótico, quedó destruida en un incendio en 1934 y fue reconstruida por Charles Barry. Una de las condiciones del proyecto era que debía tratarse de un edificio gótico. El uso del lenguaje remite a una arquitectura sagrada. La verticalidad es uno de los elementos más importantes a tener en cuenta en el proyecto. Los mismos conceptos pueden aplicarse en la Basílica de Luján, proyecto de Ulrico Curtois, donde el uso del lenguaje, es claramente gótico apelando nuevamente a esa imagen sagrada que lógicamente se quiere otorgar al edificio.
El valor comunicacional en este edificio estaría dado de la siguiente manera: el material no muestra la realidad constructiva, la función no es evidenciada desde el exterior, la volumetría no es de fácil reconocimiento, y el carácter simbólico es asumido de otra forma, ya que el edificio era una basílica por lo que había apelado a un lenguaje gótico, al cambiar la función este carácter simbólico queda desmaterializado por lo cual ninguno de estos postulados se verifica en este ejemplo.


Eclecticismo

Podríamos definir al eclecticismo como una combinación de elementos tomados de distintos movimientos de arquitectura conjugados entre sí.
Dentro de esta corriente podríamos ver ejemplos de edificios donde un sinnúmero de elementos de distintos estilos son combinados y puestos en una sola obra. El neoclásico, el neogótico, el neorrománico, elementos tomados de la arquitectura árabe, elementos del barroco son combinados y colocados en una obra. En cuanto al lenguaje podríamos decir que un lenguaje ecléctico es una combinación de distintos elementos donde cada elemento materializa un determinado contenido, tal es el caso de los elementos neogóticos, son utilizados para traer imágenes de la edad media, dónde el edificio paradigmático de ese momento es la Iglesia. El simbolismo en cambio apelado en el uso de elementos neoclásicos es otro: la imagen de la democracia en Grecia, el esplendor del Imperio Romano como significado más trascendente de estos elementos.
Podemos considerar a la Opera de París un edificio ecléctico, se trata de un edificio autocontenido, donde la unidad es una de las pautas principales de composición, un edificio que no tiene en cuenta al entorno, tectonicidad, jerarquía del acceso y escala. El uso de todos estos elementos denotan un lenguaje donde el edificio está intentando marcar su impronta, no pasar desapercibido, es un edificio que muestra toda su magnificencia. El hall de acceso está sobredimensionado, ya que es en este lugar donde se realizan todos los encuentros sociales. Por todas estas características podemos concluir que se trata de un edificio donde el significado asume el rol protagónico y el edificio está tratado con esta idea de mostrar lo que quiere significar más allá de propia existencia física.
Algo semejante podemos decir respecto del Congreso de La Nación, donde el edificio se impone al espectador, su carácter emblemático está claramente marcado, se trata de un edificio público, pero no es cualquier edificio público, es la sede del Poder Legislativo. Proyectado por Víctor Meano marca claramente todas las características que apuntamos sobre la Opera de París.
La plaza que lo antecede le confiere gran escala y perspectiva.
Se impone al espectador con toda su fuerza monumental. El rigor matemático le confiere unidad al conjunto, sin embargo, se trata en este caso de una simetría de balance, por lo que estaría en contra de los principios formulados por la Academia donde la simetría axial era sumamente respetada. El muro oculta la organización espacial interna. El carácter está dado por los elementos de composición, el lenguaje en este edificio es claro, se utilizan manzardas, frontis, rampa, pórticos, etc. Conjugados de tal manera que al ver este edificio no quedan dudas que se trata de un edificio de vital importancia para el desarrollo pleno de un país democrático.
El cuanto al análisis de mi trabajo la materialidad no se pone en evidencia ya que se trata de un edificio de mampostería dónde se reviste y se pinta para dar una apariencia de mármol, la función no se evidencia en la fachada, la volumetría no de claro reconocimiento, por estas tres características el valor comunicacional de este edificio no está asumido, en cuanto al valor simbólico podemos decir que se trata de un edificio donde la imagen se impone ante cualquier pauta de diseño y todos los elementos de composición y de arquitectura se estructuran de tal manera para intentar poner de manifiesto está simbología, es un edificio que se impone al espectador intentando mostrar que se trata de un edificio público emblemático.


Revolución Industrial

Se denomina revolución industrial al conjunto de transformaciones que experimentó la sociedad tras la expansión de la industria en Inglaterra.
Consistió en un conjunto de innovaciones técnicas combinadas con una serie de transformaciones económicas y sociales que originaron el paso de un tipo de economía estática a un proceso de crecimiento autosostenido, economía industrial y capitalista. La expansión del comercio, la producción agrícola, la incipiente acumulación de capital y el aumento de la población fueron factores determinantes en el inicio de este proceso.
La máquina invade la vida del hombre, aparece la máquina de vapor. Se empiezan a utilizar materias primas nuevas, principalmente el hierro.
Aparecen también tres nuevas tipologías de edificios: Los mercados, las exposiciones, y las estaciones de ferrocarril, como consecuencia lógica de este proceso.
Uno de los ejemplos paradigmáticos de este tipo de arquitectura es el Palacio de Cristal, realizado por Joseph Paxton, edificio que albergaría a la 1°Exposición Internacional en Londres en 1851. Se trata de un edificio modulado que se arma y desarma, construido en forma estandarizada Se piensa en la función ya que por las columnas baja el agua de condensación de los vidrios. El edificio nos da esa sensación de ligereza y transparencia y un efecto de tensión y fragilidad. Sus medidas 600m x 120 x 34 de alto. El espacio generado en la revolución Industrial es un espacio único, donde el exterior se vive desde el interior y pudiendo a la vez desde cualquier punto vivir todo el espacio y contemplar el exterior gracias a los paneles de cristal que conforman el techo. Las nuevas tecnologías permiten salvar grandes luces y hacer edificios donde se pueda albergar mucha cantidad de gente. En cuanto a la utilización del lenguaje, se trata en este caso de un lenguaje nuevo, claramente definido, cuyo significado es intrínseco, estamos mostrando nuevas tecnologías, mostrando el contexto socio cultural de la época, expresando posibilidades tecnológicas, pensando en la función, en el espacio, en la vivencia del usuario. Por estas razones considero que queda demostrado porque los edificios de la revolución Industrial son muestra fiel de lo que vive la sociedad en ese entonces y el lenguaje utilizado es producto de dichos avances tecnológicos, un reflejo de las posibilidades de la industria.
Además de adquirir un significado subyacente, con cuantos más recursos tecnológicos contara el edificio, más desarrollado era el país del que se tratara.
El valor comunicacional de este edificio estará entonces conformado de esta manera, el material utilizado se expresa claramente, se muestra la realidad constructiva, en cuanto a la función no se pone de manifiesto ya que el tratamiento del muro es igual en toda su extensión, siendo más general podría decir que la función se evidencia ya es de fácil reconocimiento que se trata de un edificio donde se da una función pública, pero restringiendo este parámetro, el valor comunicacional no estaría dado en este edificio. La volumetría es de fácil reconocimiento al igual que el carácter simbólico del mismo, se trata de un edificio que muestra con claridad las posibilidades tecnológicas del momento por eso por estos dos puntos el valor comunicacional se vería asumido.


Escuela de Chicago

Se conoce como escuela de Chicago al conjunto de obras que constituyeron el centro administrativo de esta ciudad, con una planta en retícula de extensión ilimitada, convertida en el mayor centro de intercambio y el más grande nudo ferroviario de Estados Unidos. Chicago se incendia en 1871 y a partir de esto se ven obligados a reconstruir la ciudad. El alto precio de los terrenos determina la gestación de los rascacielos, realizado en principio con una más baja, hasta que las posibilidades de la técnica y el ascensor (Otis 1864) permitieron ir ganando altura. Este nuevo tipo de edificio permitía la máxima utilización de los espacios interiores, el mejor aprovechamiento del suelo, Benévolo dirá entonces que existe una correlación directa entre el rascacielos y con el plano de parcelación urbana en retícula. “Ni lo uno ni lo otro son realidades arquitectónicas, pero contienen la posibilidad de una transformación radical del escenario arquitectónico tradicional”
La Escuela de Chicago constituye en este momento de la historia la mayor aproximación a la técnica y la expresión en sus edificios de estas posibilidades. Los edificios de esta escuela denotan además la inserción al mundo capitalista donde la empresa utiliza al edificio para imponer su imagen.
La conformación del edificio es análoga a la tradición norteamericana, en las colonias se construía con el sistema de Ballom frame, esta forma se copia reemplazando la madera por el hierro, y se construye una grilla tridimensional, que conforma la estructura del edificio. Logrando de esta manera separar la estructura del cerramiento, lo singular entonces en estos edificios es la liberación que presenta el muro con respecto a las cargas horizontales que son transportadas por las columnas. El muro pierde su función estructural, generando la planta libre. Uno de los arquitectos paradigmáticos de este momento es Sullivan quien realiza un análisis del edificio y es a quien se le debe la frase “la forma sigue a la función”. Para él el edificio se manifiesta como un organismo vivo que debe tener en cuenta principalmente a la función y expresarla. El edificio está conformado por un basamento donde se cumple la función de almacenamiento (subsuelo y depósitos) una función pública, la planta baja, el fuste como desarrollo donde se emplazan las oficinas y el capitel, un remate, donde se unifican los servicios y las circulaciones.
Un ejemplo de estas consideraciones es el Guarantee Building (1894) donde en la fachada se expresa claramente la función del edificio y lo que sucede en cada uno de sus pisos. El muro será la expresión de la voluntad de las formas, más que el resultado de necesidades estéticas, acentuando el valor del plano. En este edificio coloca una moldura vertical destacada entre las ventanas. La función de los distintos pisos se puede diferenciar claramente desde la fachada, la planta baja y el primer piso están configurados como zona de zócalo destinada al comercio, con grandes aventamientos, encima se encuentra la retícula regular de los pisos principales de oficinas, dónde toma elementos del románico y los reelabora. Y por último debajo del tejado llano, hay una superficie cerrada con ojos de buey donde se encuentran las instalaciones técnicas. Por todo esto podemos decir que la función queda claramente definida. Mostrándonos de que tipo de edificio se trata. Es la primera vez en la historia donde un edificio de oficinas es concebido de esta manera, gestando así esta nueva tipología que se verá en repetidas oportunidades en lo que viene del siglo.
No es en este ejemplo donde el material está expresado claramente ya que la estructura metálica se reviste de un ladrillo refractario. En cuanto a su volumetría es simple, se trata de un volumen prismático puro por lo que el valor comunicacional estaría por demás asumido. Creo que este edificio no posee carácter simbólico, puesto que a pesar de asumir una nueva concepción de conformación, no representa más de lo que es, un edificio de oficina, y no tiene un carácter emblemático.


Art Noveau

El Art Noveau es un movimiento que surge en Bélgica a principios del siglo XX, y se extiende por toda Europa, de ahí su comprensión como estilo internacional constituyendo un inicio fundamental a la arquitectura moderna.
No se considera sólo un estilo arquitectónico ya que impregnó todas las costumbres de la época y se considera como “la conclusión de una larga evolución de problemas culturales y de variaciones del gusto que durante el siglo XIX pretendían definir un nuevo estilo.”
De alguna manera el Art Noveau intenta superar el planteo de William Morris
acerca de la industrialización versus la producción artesanal, a principios del siglo XX se vivifican estas ideas sobre las condiciones infrahumanas de vivienda en una ciudad moderna y se plantea un retorno a la naturaleza. El Art Noveau puede considerarse como un movimiento de vanguardia, ya que va en contra de lo establecido, la liberación frente a las formas del pasado que se puede interpretar como una vuelta a lo artesanal donde el resultado de la obra estará dado por el trabajo conjunto de herreros, arquitectos, ebanistas, diseñadores, etc. Logrando así la unificación ideal de las artes mayores con las menores, idea alentada por Morris. Fijando el principio de calidad en el producto industrial.
El espacio se toma del espacio abierto de la revolución industrial, de ahí esta característica de espacio fluido que es típico de esta arquitectura y las relaciones dinámicas del interior donde los elementos de arquitectura están supeditados a la estructura puntual, que se manifiesta. Logrando separar la estructura del cerramiento. Los elementos de arquitectura no se tratan con decoración, no son elementos decorados, sino que la ornamentación conforma el elemento en sí. Utilizando todas las posibilidades de la técnica de este momento, como por ejemplo la curvatura de la madera.
No podemos analizar una obra del Art Noveau sin antes hacer referencia a la teoría psicoanalítica del Einfuhlung, la teoría de los sentidos, introducción del sentimiento, simpatía simbólica. Esta teoría se transforma en el sustento teórico de los arquitectos del Art Noveau y el soporte material de sus edificios.
Traduce en hechos arquitectónicos los sentimientos que despiertan los hechos de la naturaleza. Una línea cóncava convexa nos dará idea de movimiento, y una línea recta nos dará idea de algo rígido. El color, la textura, la forma, la referencia a elementos de la naturaleza, etc., producirá un efecto en nosotros debido a las concepciones análogas preexistentes que tenemos respecto de estos elementos. Es entonces donde los vegetales, los animales, los cabellos de mujer, toman un papel preponderante en esta arquitectura y son representados por todos estos artistas, convirtiéndose, esta arquitectura en una arquitectura con estética organicista, con carácter escultórico. Toda estos elementos que conforman la teoría del Einfuhlung son parte del lenguaje de los edificios del Art Noveau. El Art Noveau se da en Bélgica con Horta , en España como Modernismo catalán, con Gaudí, en Argentina con Colombo, García Nuñez y Ortega, en Escocia como Escuela de Glasgow, con Mackintosh, en Austria, como Secesión Vienesa, con Hoffman, Olbrich y Wagner , en Francia como Art Noveau con Guimard, en las estaciones del metro, en Italia, como Liberty of Florial y en Alemania como Judenstill. La casa Tassel, en Bruselas construida por Víctor Horta en 1893 es el primer ejemplo del Art Noveau que refleja el código-estilo de esta arquitectura. Es una casa entre medianeras en un terreno angosto, por lo que para tener mayor iluminación y ventilación realiza un cortain wall redondeado en sus fachadas. La escalera está bajo un gran lucernario. La estructura es de esqueleto metálico, expresada en el interior y en la fachada se pone de manifiesto en el bow-window. El estar está elevado por el resto de la casa, por lo que se empieza a vivir este espacio fluido. En el interior se manifiesta claramente el soporte del Einfuhlung, en el carácter escultórico de la escalera y en la estructura, con sus movimientos curvilíneos, el diseño de los solados, y los aventanamientos. Es en esta casa donde la realización arquitectónica adquiere un significado expresivo, y se considera una gran “promotora de mensajes” según De Fusco. Los materiales, las formas, la función están pensadas a partir del soporte del Einfuhlung, y la expresión de todos estos elementos conforman un nuevo lenguaje. El material se expresa, la función también, los volúmenes son de fácil reconocimiento, y posee un gran carácter simbólico por lo que en este edificio los cuatro postulados sobre el valor comunicacional se verifica.


Protorracionalismo

Este movimiento surge a partir de un contexto social determinado, la primera guerra mundial, condiciona y determina la arquitectura de principios de siglo XX. Se busca entonces la simplificación de la obra y la reducción a la geometría. El Protorracionalismo simplifica la espacialidad del Art Noveau, teniendo en cuenta la economía y la tecnología de la construcción ante todos los demás elementos. Adolf Loos en su artículo “Ornamento y Delito” evidencia esta característica, “el ornamento no está ligado con nuestra cultura es incapaz de desarrollase”. La importancia de este artículo radica en la fundamentación de dos principios: La lucha contra toda forma de decoración, y la importancia figurativa de la esencia de cada material, dos caminos hacia la simplificación.
El protorracionalismo da conjuntamente con el nacimiento del hormigón armado, gracias a Perret que conquista su técnica, por lo que la utilización de este material provocará de alguna manera un aporte significativo a la conformación del lenguaje protorracionalista permitiendo la creación de formas pláticas y evidenciando la estructura portante en la fachada. Estamos frente a una nueva configuración expresiva y nuevas posibilidades en materia tecnológica.
Siguiendo este principio de economía y proporción Adolf Loos enuncia la teoría del Raumplan: a una medida de planta le corresponde una medida en altura. La composición se da a través de la combinación de cubos espaciales de distintas medidas unidos a partir de la línea de techo, donde las diferencias en altura serán superadas por el uso de rampas y escaleras y serán expresadas en la fachada, a partir de la colocación asimétrica de los aventanamientos. (Un claro ejemplo de esto sería la Casa Steiner en Viena).
Con respecto a las características constantes en el Protorracionalismo, podemos decir que se compone a partir de los esquemas de bloques cerrados, simetría, y síntesis expresiva.
Considero que el aporte fundamental del protorracionalismo, su legado, es esta búsqueda hacia la simplificación de la forma, el uso de volúmenes puros, la funcionalidad manifiesta, la búsqueda de un nuevo lenguaje, que a veces se tiñe de características clasicistas y otras se confunde con la ultima tendencia del Art Noveau en Viena (como por ejemplo en el Palacio Stoclet (Hoffman) donde se evidencia claramente la transformación de un movimiento a otro, una evolución simplificadora de la Secesión).
Debemos al protorracionalismo la creación del diseño Industrial, arte que será llevado a la máxima expresión con la escuela de la Bauhaus.
El protorracionalismo encuentra su obra paradigmática en la fábrica AEG de Peter Behrens (Berlín 1909). La construcción resalta la capacidad de la técnica. “Desde lejos los soportes en forma de pilares que sobresalían de la fachada de cristal y el tímpano con el símbolo de la empresa recordaban la forma de un templo y las nuevas posibilidades de la técnica, para Behrens el arte y la técnica eran inseparables” Según mi criterio esté pórtico es utilizado a partir de querer transmitir una imagen emblemática de poder, característicos de la arquitectura clásica. El cerramiento se separa de la estructura lo que le da a la expresión un carácter significativo.
El valor artístico de la obra lo determina la representación del ideal de funcionalidad. La forma, la función claramente evidenciada, la utilización de estos nuevos materiales nos hablan del lenguaje y sus manifestaciones, esta obra es un ejemplo más de lo que estoy tratando de concluir con mi trabajo.


Vanguardias figurativas

Las vanguardias figurativas surgen en Europa a partir de 1905 como respuesta a un momento angustiante, la proximidad con la primera mundial determina la a parición de este movimiento. Se llama vanguardia ya se trata de la acción de un movimiento artístico que experimenta formas y temas con anticipación respecto de las características de la producción artística del momento. Agregando además conceptos como activismo, anibelicisismo, nihilismo, futurismo, etc.
Los movimientos de vanguardia surgidos en este momento son: el cubismo, el simbolismo, el fauvismo, el expresionismo, el purismo, el futurismo, el dadaísmo, el neoplastisismo y el suprematismo, cada uno de estos movimientos experimentando rasgos particulares pero en términos generales tendiendo a un mismo objetivo, una nueva forma de entender la realidad, transformando radicalmente la concepción, la conformación, y la representación del espacio. La vanguardia termina constituyéndose en una ideología puesto que se persigue un arte puro fundado en sus propios medios y libre de todo determinismo histórico y se vive como un arte social comprometido, encarnando y expresando ideas que representan los ideales de la sociedad.
El gran aporte de las vanguardias a la arquitectura es la nueva forma de entender las cosas: la abstracción; mediante símbolos puedo recomponer la realidad, y el alejamiento respecto de la naturaleza. Por esto, a mi criterio, de manera muy acertada De Fusco afirma: “El protorracionalismo se revela estéril sin el soporte de las vanguardias figurativas”.
La manera de entender los objetos y la realidad circundante cambia radicalmente, este movimiento incorpora la teoría de la relatividad de A.
Einstein, donde el movimiento pasa a ser parte esencial de una concepción.
Entonces la obra será el resultado del recorrido del objeto y su plasmación en un dibujo desde distintos puntos de vista. Aparecen así dos conceptos no tenidos en cuenta hasta entonces, la incorporación del espacio tiempo, la cuarta dimensión y el recorrido. La concepción de las formas visibles queda regulada por las normas de la perspectiva, que se supone corresponden la las leyes naturales de la visión humana, en ellas está implícita una jerarquía entre los caracteres geométricos y los caracteres cromáticos y táctiles. “En la pintura la representación de los objetos tridimensionales sobre un plano debe permitir una definición unívoca de su forma y posición recíproca, siguiendo un sistema de referencia ligado a la posición del observador” (Benévolo).
El neoplasticismo es fundado en 1917 por T. Van Doesburg y P.Mondrian. a partir de la aparición de la revista De Stijl. Toman como punto de partida la alienación humana que implica una perdida en la armonía de la relación entre el hombre y el ambiente en que vive, y una sociedad rota en una multitud de singulares individuos. Pretenden alcanzar una nueva armonía universal que liberara al arte de la expresión individual y que estableciera según Mondrian, “la unificación del hombre y el universo”. El método de concepción del arte fue concebido como una suspensión de los colores primarios dentro de un espacio ortogonal.
Mondrian afirma: “Me di cuenta de que la realizada existe como forma y como espacio, el espacio se volvía blanco, negro o gris, en cambio la forma azul, roja o amarilla”.
El ejemplo de este movimiento en arquitectura es la Casa Schroeder, de Rietveld. Todos los conceptos neoplasticistas están recogidos en esta obra donde los planos coloreados están suspendidos en el espacio ortogonal. La definición espacial viene a estar representada por elementos blancos, grises y negros, mientras que los objetos que constituyen un lugar concreto están coloreados. La conjunción de planos verticales y horizontales, la conformación del espacio a partir de la línea, el punto y el plano, conforman una síntesis de todos los conceptos neoplasticistas y nos hacen interpretar esta obra de cómo un cuadro mondrianesco. Toda la casa está tratada de la misma manera, los muebles, los tabiques interiores, los solados, los vanos, incluso las instalaciones son tratadas como líneas que ayudan a la composición general.
El lenguaje en este caso, es un tanto particular, un nuevo lenguaje, donde la abstracción es sin dudas la protagonista, la articulación de los planos, como si se tratara de un conjunto de planos separados suspendidos, el tratamiento de los llenos y los vacíos, las formas regulares y esta clara intención neoplasticista expresada en el color y la materialidad demuestran un alto juego estético, incluso me atrevería a afirmar que se trata de una obra manifiesto donde todos los elementos contienen un alto grado de significación y se trata de un ejemplo paradigmático del movimiento de vanguardia. En cuanto al valor comunicacional según este análisis este edificio no muestra la realidad constructiva, justamente la tapa para querer mostrar los planos como un cuadro neoplasticista. La función está claramente expresada, los aventanamientos y el uso del color marca definidamente cual es la función en cada una de sus partes. La volumetría es de fácil reconocimiento puesto que la conformación de los volúmenes está hecha a partir de la combinación de estos planos que son de fácil reconocimiento. En cuanto al carácter simbólico de esta obra podemos afirmar que se trata de un edificio donde todo los elementos intentan mostrar esta característica por lo que el valor comunicacional en este último aspecto estaría claramente asumido.


Bauhaus

En 1919 en Alemania, se funda la Escuela de la Bauhaus, de la mano de Walter Gropius. A partir de la formación de la escuela de la Bauhaus comienza una nueva concepción del espacio y su relación estética y social, el diseño tiene alcance social con la aparición de las artes aplicadas y con el desarrollo del diseño industrial. La Bauhaus se convierte en el último de los pasos para la conformación del Movimiento moderno, dando en este caso un nuevo aporte, la estandarización, de una obra de arte unificada, donde el resultado sea logrado por trabajo conjunto de múltiples disciplinas. En la Bauhaus aparece la idea de protoptipo, que se estudian y se configuran constituyendo los modelos para una producción en serie.
“Cocibamos y creemos juntos el nuevo edificio del futuro que agrupará la arquitectura, la pintura, y la escultura en una sola unidad, y que las manos de millones de trabajadores elevarán un día hacia el cielo como símbolo de la cristalización de una nueva fe”. Gropius.
La escuela de la Bauhaus constituyó una experiencia sociológica, didáctica y estilística ya que contribuyó a la institución de la metodología y del lenguaje racionalista.
En cuanto a la arquitectura, el objeto de diseño se descompone en sus diversas partes elementales, que dan lugar luego a una recomposición basada en las combinaciones de tales partes. La arquitectura surge entonces como derivada de las leyes de la naturaleza funcional y económica. El proyecto es el resultado de su programa de necesidades, y es aquí donde el racionalismo (en su concepción moderna) empieza a nutrirse de los ejemplos más acertados.
El edificio paradigmático de la Escuela de la Bauhaus es el Edificio de la Escuela en Dessau realizado en 1925 por Gropius, presenta connotaciones urbanísticas en cuanto a su emplazamiento generando la necesidad de recorrido y de múltiples puntos de vista para su comprensión. Limitado por una calle por un lado, parte del edificio se despliega por la otra, y aquí vemos claramente la incorporación de la cuarta dimensión.
Las columnas se retraen, estableciendo un cerramiento de vidrio que pasa por delante del borde de la estructura, dando lugar a un voladizo que permite eliminar el manchón de la esquina, creando una imagen de transparencia angular que constituye uno de los aspectos formales más típicos de la Bauhaus.
Este edificio está influido claramente por el neoplasticismo, el volumen se descompone en planos, para destacar alguna parte de la morfología, “un trasfondo neoplástico que adquiere una configuración real, distinta, más sólida.” Un notable carácter funcionalista se observa en esta obra ya que presenta volúmenes independientes para las diferentes funciones impuestas por un complejo programa. Estos volúmenes responden fielmente a la función y esto queda además expresado por la distinta materialidad y la diversa disposición de los aventanamientos en cada uno de los volúmenes. La volumetría es de fácil reconocimiento, los volúmenes son puros. Una vez más el lenguaje, como parte indiscutida de la esencia de la obra. En cuanto al carácter simbólico de esta obra, creo que no se cumple en este caso ya que no tiene una significación que trascienda la propia obra.


Movimiento moderno

A partir de 1910 se empiezan a consolidar todas las ideas promovidas por el protorracionalismo, las vanguardias figurativas y las Bauhaus conformándose así, a través del aporte de Le Corbusier, Mies Van der Rohe y Alvar Aalto, lo denominaremos el movimiento Moderno, contextualizado en un entorno de postguerra por lo que los requerimientos sociales, en cuanto a la reconstrucción de ciudades y construcciones nuevas de viviendas de manera rápida y económica determinan también el nuevo lenguaje racionalista. La arquitectura asume un entonces un valor de servicio social, donde el problema de la vivienda popular era uno de los puntos más importantes a resolver.
Para hablar de racionalidad podríamos remitirnos a Vitrubio con su frase “ firmitas, utilitas y venustas” donde la función era entendida como parte inseparable del objetivo que perseguía una obra arquitectónica. El sentido de utilidad en Movimiento Moderno cambia, se entiende a la casa como una “máquina de habitar” dónde mediante la razón se solucionan los problemas que plantea la realidad contingente. Asimismo la función no es más condicionada por la imagen sino que es utilizada ahora para obtener la imagen a partir de ella.
Gracias al aporte por estos tres movimientos anteriores el espacio cambia radicalmente, el olvido de la composición cerrada y de los ejes de simetría permitió la distribución libre, y con esto lograr la fluidez espacial típica de este movimiento.
El Movimiento Moderno elabora una técnica derivada del arte para todos, basándose en el principio de reducir la arquitectura a un servicio funcional y tendiendo a posibilitar la integración entre industrial design y urban design, como fenómeno típico de la realidad socioeconómica contemporánea.
Aparece entonces el concepto de Existenzminimun, mediante el cual, una obra de arquitectura está conformada por un dimensionamiento de la célula de habitación y su relación dimensional con el resto de los habientes, y la configuración distributiva que garantice los parámetros óptimos de soleamiento, ventilación, aireación, etc. Las condiciones de habitación debían ser equitativas para todos los hombres. Todo esto contribuye a un proceso de unificación, normalización e industrialización de la construcción.
El diseño estaba realizado sobre todos los elementos que conforman una célula de vivienda.
“La arquitectura, dirá Le Corbusier es imagen plástica, es especulación intelectual, es matemática superior. La arquitectura es un arte proporcionado.
El estándar impuesto por las leyes de las relaciones, es una necesidad económica y social. La armonía es una situación de concordancia con las leyes del universo. La belleza domina; la belleza es de pura creación humana; la belleza es lo superfluo que necesita todo aquél que tiene un alma elevada, hay que tender al establecimiento del estándar para afrontar el problema de la perfección”.
El ejemplo paradigmático de Le Corbusier, es su casa manifiesto La Villa Savoya de 1929, donde aplica sus famosos cinco puntos: La planta libre, los pilotes para separar la volumetría del suelo y que el paisaje se incorpore a la composición, la fachada libre, las ventanas corridas y la terraza jardín.
Además de esto observamos en esta casa la relación existente con la pintura purista y la coexistencia de formas libres y geométricas, la arquitectura de recorrido, la incorporación del espacio tiempo, la relación con el entorno, etc.
En la planta baja comienza una rampa y una escalera que representan la columna vertebral e toda la obra, conformadas con una estética purista.
“El verdadero jardín de la casa no está en el suelo, sino elevado tres metros”.
La volumetría exterior es sencilla y esquemática, está claramente definida en coexistencia con formas libres. Los elementos del lenguaje muestran claramente en esta obra las posibilidades de la técnica, se permite separar definitivamente la estructura del cerramiento permitiendo el cumplimiento de dos de sus postulados, la fachada libre y la ventana corrida. Aumentando esta imagen la esbeltez de los pilotes, que le dan una imagen de atectonicidad hasta ahora nunca registrada.
La casa se separa del suelo, dejando que la naturaleza fluya por debajo, evidenciando esta postura del objeto abstracto que contrasta con el entorno, por eso también esta decisión del color blanco. “ Los volúmenes abstractos son la manera que tiene el hombre de interpretar la naturaleza”. El lenguaje utilizado pone en evidencia la nueva concepción de la arquitectura plasmando todos los principios del movimiento moderno.
El uso de los materiales no representa la realidad constructiva, la función tampoco está evidenciada puesto que el principio de ventana corrida nos impide reconocer la función que se da en el interior, la volumetría es de un fácil reconocimiento se trata de un volumen prismático puro. En cuanto a su significación, creo que en este caso la obra tiene un alto carácter simbólico puesto que se trata de una casa manifiesto, donde la significación adquiere una connotación de suma importancia.


Pabellón de Barcelona

Dentro de las obras del Movimiento Moderno, no podemos dejar de mencionar a Mies Van der Rohe, y tomar como obra paradigmática al Pabellón de Barcelona, considero que es esta obra donde se vivifica más claramente el aporte de las vanguardias a este movimiento, y se demuestra en ella la síntesis de los aspectos lingüísticos del Movimiento Moderno.
Su carácter neoplasticista es innegable, por lo que resulta imposible poder comprender esta obra sin antes haber analizado por ejemplo la casa Schroeder. Las partes del Pabellón actúan como piezas de un mecanismo plástico.
Sobre un basamento de travertino (abstracción del podio clásico) que contenía en una esquina un estanque de agua rectangular, que tenía entre otras la función de reflejar las restantes paredes del edificio y de dar un espesor al basamento, un muro excepto con un banco adosado, relacionando los planos del techo de las cubiertas del pabellón, ocho soportes cromados metálicos de sección cruciforme que soportaban la estructura de hormigón. En Mies encontramos una asimilación a los conceptos de Loos, con el juego de los espejos y la expresión de los planos con los colores propios de los materiales.
Consideré este edificio para mi análisis ya que se trata en este caso de una espacialidad propia del Movimiento Moderno, La abstracción y el clasicismo reinterpretado no se evidencian tan claramente en ninguna otra obra, donde el lenguaje es una vez más conformado por un alto grado de significación.
En cuanto sus materiales, son utilizados y expresados de tal manera que se verifica la realidad constructiva, la función también se expresa y la volumetría es de clara interpretación por lo que en este caso los cuatro postulados planteados según mi análisis se verifican.


Art Deco

La conformación de este movimiento se debe al crecimiento económico que se desarrolla en Estados Unidos a partir de 1920, la producción de edificios es muy intensa y las ciudades norteamericanas cambian de aspecto. Este movimiento se consolida principalmente en New York desde 1925. Se origina específicamente en la exposición Internacional de París de Artes decorativas, en el Pabellón de Estados Unidos.
Los edificios siguen la tipología del loop de Chicago, demostrando nuevamente las posibilidades de la técnica. Se los denomina también edificios Zig- Zag debido a que todos experimentan un retranqueamiento del volumen siguiendo al Gálibo que es la norma de edificación. A medida que se va tomando altura se va achicando la volumetría.
El edificio que voy a analizar de este movimiento es el Chrysler Building de 1930 Morfológicamente el edificio responde al Gálibo donde se obligaba a retirarse de la línea municipal a medida que se crecía en altura para asegurar la iluminación natural en las plantas bajas. Quedando como consecuencia un edificio retranqueado. Uno de los principales aspectos fue comprender a los edificios como objetos de propaganda de la empresa que representan, con lo cual algunos se transformaran en hitos mundiales. Por esto el remate de este edificio es un remate con un alto trabajo plástico donde la metalistería (el trabajo con metales como bronce, plata, hierro, etc. En alto y bajorrelieve, en brillante y opaco) asume una de las características principales de este movimiento. Por último, la verticalidad, el edificio de por sí es muy alto, pero se le acentúa la verticalidad a partir de enmarcar las ventanas con un orden mayor, marcando las verticales. Estas tres características son las que definen el código estilo de este movimiento siendo la más relevante la del trabajo ornamental con metales, podemos decir que el Art Decó se descubre en el detalle, en la utilización de múltiples recursos para lograr este carácter expresivo, utilizando por ejemplo luz de neón en sus ambientes, para explicar esto debería citar al hall de acceso del Empire State, el juego de metalistería, adquiere su máxima esplendor. Se trata de un ambiente Decó. En cuanto al valor comunicacional del Chrysler Building, los materiales no muestran la realidad constructiva, pero en los elementos que configuran al edificio como integrantes de este movimiento, (cúpula y ornamentación) lo hacen claramente, incluso conforma su lenguaje, por lo que podríamos decir que el primer punto se cumple en este caso. En cuanto a la función, queda expresada en su generalidad, sabemos que se trata de un edificio de oficinas, con algunas manifestaciones de la función en planta baja y el remate, pero dentro de todo el desarrollo del edificio, no hay una distinción de funciones, la volumetría es clara y no hay nada que impida su fácil reconocimiento, en cuanto al carácter simbólico creo que el valor comunicacional aquí es muy alto puesto que se trata de un edificio- símbolo, y para algunos este edificio es, después de la estatua de la libertad, la insignia de Nueva York.


Arquitectura Orgánica

La arquitectura orgánica será una arquitectura que surge a partir del producto intuitivo, de la búsqueda de lo particular, que tiende a la forma múltiple, a la dinámica, donde la estructura es concebida como un organismo que crece según las leyes de su propia existencia individual, según su orden especifico en armonía con sus propias funciones y con lo que la circunda. La arquitectura orgánica rechaza cualquier tipo de clasificaciones, sistematizaciones, instituciones de normas, etc. Proponiendo una mayor libertad en las formas, y la recuperación de los valores individuales y psicológicos. Así el diseño estará dotado de una multiplicidad de variantes, formas libres, ángulos distintos a 90°, variedad y riqueza de materiales, “un naturalismo mimético”.
Es Frank Lloyd Wright el mayor representante de esta arquitectura, en los primeros años podríamos decir que su arquitectura está basada en la teoría del Einfuhlung, mostrado por el sentido orgánico de expansión de la planta cruciforme, el acento en las líneas horizontales, la verticalidad de los elementos, la variedad de materiales, las pesadas cubiertas de protección, las chimeneas simbólicas, las texturas de los muros, la relación entre el exterior y el interior, la fluidez espacial, etc. El edificio no consiste en sus cuatro paredes sino en el espacio que encierra, la generación del mismo desde el interior. Los dos componentes esenciales del lenguaje wrightiano son, el sentido de la abstracción y la continuidad espacial, los conceptos utilizados para lograr esto son: la volumetría exterior articulada, el sentido del bloque, la descomposición en el interior del volumen en planos, la articulación de éstos en líneas, la segmentación en ángulos, en juegos lineales.
La relación entre la arquitectura de Wright y el racionalismo queda conformada de esta manera: la creación tipológica y morfológica de una arquitectura basada en la abstracción, que se inserta en la teoría del Einfuhlung, la adhesión al espíritu del protorracionalismo, pero con un sentido de menor clasicista, la prefiguración de elementos plásticos, que serán tomados por las vanguardias, la obra concebida a partir de la función, la utilización de unidades moduladas, y una morfología planimétrica, espacial y curvilínea. “La coherencia de la poética wrightiana va más allá de la repetición mecánica de motivos figurativos y funcionales en que se articula todo su pensamiento, se verifica en una creatividad espacial que, partiendo desde el interior del edificio, se desarrolla hacia el exterior para conformar volúmenes, impregna la materia de las superficies y se plasma en la continuidad urbanística”


Casa De la Cascada.

Es en esta obra dónde podemos entender con más claridad las características de este movimiento, construida entre 1939 y 1945 por Wright constituye el símbolo emblemático de la arquitectura orgánica. “La configuración espacial y la inserción en el paisaje habrían sido imposibles sin el particular interés por la naturaleza, por las características de los materiales, por lo imprevisto, por la arriesgada relación entre artificio y naturaleza que fundamentan la poética orgánica”
Es en esta obra donde Wright consigue incorporar en la obra los cuatro elementos de la naturaleza: el agua, el fuego, la tierra y el aire. Contemplando la inserción de estos cuatro elementos la casa se convierte en un todo indivisible entre el edificio y el entorno, no irrumpe violentamente, no contrasta como Villa Savoya, se mimetiza, se involucra, dialoga. En esta obra se conquista el espacio.
La entrada se sitúa en la esquina, por lo que genera una situación de recorrido. Y se verifica una secuencia espacial. La asimetría de los bloques, el desplazamiento de los volúmenes, marcan la asimilación del terreno y la incorporación del mismo a al obra. “La casa de la Cascada es todo un juego de equilibrios aparentemente inestables entre sólidos macizos rocosos y volúmenes facetados y estereométricos, que, mientras parecen firmemente anclados en los primeros, se balancean en el espacio en virtud de su rigidez, que es en definitiva la rigidez de su forma.”
En cuanto al análisis de mi trabajo podríamos decir que los materiales muestran la realidad constructiva sólo en algunas partes del edificio, y en otras no, pero creo que en las partes que lo hace es de suma trascendencia para la interpretación del movimiento, y en cuanto a las partes de hormigón, la disposición de las losas recrean la disposición de la cantera por que el material adquiere otra significación. La función queda expresada, incluso se marca la chimenea, como único elemento vertical de la composición. La forma es de fácil reconocimiento a pesar de parecer intrincada por la inserción en el terreno, pero se trata de un trabajo de planos que se pueden abstraer y lograr las formas puras, en cuanto al carácter simbólico de esta obra creo que se trata de una obra paradigmática en donde la mimetización con el entorno le otorgan una fuerte significación simbólica.


Brutalismo

El Pabellón de Marsella de Le Corbusier es el ejemplo que voy a utilizar para analizar este movimiento. Se trata de un edificio fruto de una serie de experiencias proyectuales. Construido en 1945 por Le Corbusier, esta tipología surge a partir de una necesidad de solución rápida al tema de la vivienda en cuanto a que se termina en este momento la 2° Guerra Mundial, el contexto histórico determina la conformación de esta tipología. Se trata de un bloque de viviendas construido a partir de una grilla en tres dimensiones de hormigón, a partir de la conformación de una unidad de vivienda estandarizada repetida.
La estructura portante está elevada sobre una plataforma, “sol artficiel” de una altura que le permite contener instalaciones visitables y que apoya en 17 parejas de pilares modelados plásticamente alojando las canalizaciones.
Los postulados del CIAM en cuanto a las funciones básicas de los individuos: habitar, abastecerse, recrearse, trabajar y circular se cumplen armónicamente en esta obra. En los pisos 7° y 8° se emplaza una galería comercial donde se pueden comprar cualquier artículo necesario.
En la terraza jardín existe un equipamiento de recreación, gimnasio, bar, piscina, zona de juegos, etc.
Las circulaciones verticales se realizan mediante tres grupos de escaleras y las horizontales fueron concebidas de tal manera que al encajar cada célula con otra complementaria, ocupando entre las dos una altura de tres pisos y por una sola circulación se accede a las dos viviendas, mientras que una se sube al sector de los dormitorios, en la otra se baja al comedor y los dormitorios, por esto en el interior de cada célula la estructura del piso superior está retranqueda respecto a la fachada. La relación entre las células y el conjunto entre lo individual y lo colectivo adquiere en el edificio una conformación y un significado completamente original. Cada célula está concebida con un principio de fluidez espacial incuestionable, se trata de ambientes articulados.
Todas las innovaciones que planteamos en este edificio responden a un proceso de análisis en la obra de Le Corbusier, “aprendiendo de sus errores” se trata de un cambio hacia lo abierto, la expresividad de las formas orgánica, la consolidación de la síntesis de las Artes Mayores, la textura y el color de los materiales y la evolución de las formas tradicionales.
Denominamos a esta obra como brutalista debido al juego expresivo que realiza el autor con los materiales y las formas. La estructura portante de hormigón armado se manifiesta, a eso le agrega una superestructura también de hormigón armado otorgándole una función, los brisé soleil, que actúan de parasoles, siendo éstos también de hormigón armado. La totalidad del cerramiento constituye un organismo tridimensional, una estructura espacial en la que quedan englobados los espacios interiores. Esta “exageración” y la expresión de una conformación sólida y completamente consolidada, determinan la caracterización de este edificio como brutalista. En cuanto al análisis de este trabajo, los materiales reflejan la realidad constructiva, se evidencia la función, la volumetría es de fácil reconocimiento y el carácter simbólico de esta obra es evidente por lo que podemos afirmar que esta obra posee un valor comunicacional manifiesto.


Neobrutalismo

Es en el banco de Londres de Clorindo Testa realizado entre 1960 y 1966 donde analizaremos este movimiento. El Neobrutalismo se define como tal por dos características: está realizado en un período posterior en relación a la obra de Le Corbusier y por otro lado y este es el aspecto esencial se separa de las características de este autor. Resulta un edificio completamente nuevo para la época, distanciándose del edificio anterior por el carácter expresivo que se logra con el juego de llenos y vacíos que se desarrolla en el cerramiento exterior de hormigón armado. Se trata de una doble piel, una interior de cortain wall que refleja los edificios del entorno y una superestructura de hormigón armado que la rodea. Este juego de doble piel genera percepciones únicas, tanto dentro como fuera del edificio. Se establece un dialogo entre ambas situaciones siendo el resultado una inserción urbana ajustada que no irrumpe violentamente en la ciudad sino que forma parte de ella. La cuidada ejecución en hormigón visto utiliza con audacia e imaginación toda la fuerza plástica inherente al material.
La fluidez espacial, la comprensión del espacio a partir de dos necesidades distintas, la del cliente y la del empleado, resolviendo ambas situaciones de manera armónica, otorgan a este edificio una calidad espacial de gran riqueza. “En el interior se adquiere conciencia que todo el edificio es la expresión de un esfuerzo por hallar una línea o un proceso metódico común a la fantasía y a la razón”. Este carácter escultórico que posee el banco de Londres puede entenderse a partir de conocer la influencia de Testa de la pintura y la escultura.
El estudio racional, ajustado y proporcionado de las perforaciones de la piel de hormigón le otorgan al edificio unidad, síntesis y enfatizan su carácter expresivo.
“Es sin duda un edificio con contenido emocional, y éste es su rol público fundamental, lo que convierte al edificio en un verdadero monumento, otorgando así toda su memorable significación al espacio urbano en que se implanta”
Según mi trabajo, este edificio posee alto grado de comunicación en cuanto los materiales, no así respecto de la función, ya que toda la piel está tratada con las mismas premisas, la volumetría es de fácil reconocimiento, se trata de un volumen prismático puro que puede reconstruirse claramente. Y en cuánto al carácter simbólico, es un edificio que imparte una multiplicidad de significados, que se asumen claramente.


Formalismo

Esta corriente se da en la década del 60’ y se denomina de esta manera debido a que la nueva búsqueda es a partir de la forma, la arquitectura experimentará un vuelco, no en cuanto a buscar nuevos elementos compositivos, ni materiales sino en torno a la profundización de todos los conceptos existentes, la evaluación rigurosa del material y la experimentación de cuales son sus alcances conformaran esta nueva concepción arquitectónica. La Opera de Sydney proyectada por Utzon en 1957, constituye uno de los paradigmas de la arquitectura de la tercera generación.
“El proyecto es altamente expresivo, basado en una gran plataforma en el agua sobre la que se levantan unos enormes cascarones que actuaban a la vez como fachadas y cubiertas. Unas escalinatas, que llegaban todo a lo ancho de la plataforma, marcan el paso del espacio urbano de la vida cotidiana al espacio mágico de la escena y la música. La significación, la expresividad, el carácter, las formas que se articulan de tal manera que el edificio queda conformado como un todo en donde ningún elemento puede ser transformado, la analogía de la forma con el movimiento, la riqueza espacial generada por estas cubiertas, el dialogo del edificio con el entorno, confieren a la obra características singulares donde el símbolo y la clara expresión de las nuevas posibilidades técnicas permiten que se trate de un edificio único, de carácter emblemático.
En cuanto al lenguaje, es un edificio en donde los materiales muestran la realidad constructiva, la función no queda evidenciada, la forma es justamente lo que enuncia esta corriente por lo que no se trata de formas simples, por el contrario de la complejidad de la misma. En cuanto al carácter simbólico, creo que es uno de los edificios de todo este análisis que más valor comunicacional presenta.


Deconstructivismo

En la década del 70’ surgen nuevas tendencias, que resultan innovadoras respecto a la forma de concebir la arquitectura, surgen entonces una cantidad de corrientes donde el acento en el diseño se sitúa en distintos puntos, todas estas englobadas bajo una denominación común: Postmodernismo. De todas estas corrientes analizaré el deconstructivismo, corriente que entiende a la obra como una expresión del arquitecto, manifestando un carácter altamente escultórico y emblemático en ella. Se trata de una corriente que utiliza nuevos códigos, rechazando la recurrencia a la historia y la voluntad comunicativa de la arquitectura que fue predominante de las últimas décadas. Surgen en reacción a las estáticas tipológicas introducidas por Rossi, distanciándose de la conveniencia de las convenciones, la memoria del lugar, etc.
Se trata de una arquitectura que habla del tiempo presente, del desorden, de la comunicación, de la cultura de lo efímero, por lo que la intención no es poner al usuario en primer plano, se ha renunciado a una arquitectura comunicativa, es una arquitectura basada en el extrañamiento de cada nueva obra respecto al lugar y respecto a los códigos del lenguaje establecido; una arquitectura de transición que está intentando plantear una nueva idea de espacio dinámico y nuevos modos de representarlo. El deconstructivismo se declara autónomo en tanto que lo único que se intenta restablecer es el arte de construir y su manifestación.
El ejemplo que analizaré es La Villete de B.Tschumi, 1982. Se trata de un espacio público organizado por una grilla, en cada punto de intersección se coloca una follie. El espacio no está delimitado por calles ni senderos, está grilla es una abstracción que será reconstituida a partir del recorrido y la ubicación de cada folie. “La preocupación por la velocidad, el movimiento y el dinamismo se expresan mejor en lo discontinuo, en lo fragmentario, en un escenario hecho de montajes que busca el choque entre imágenes, la violencia, la ruptura y la sorpresa, Tschumi persigue una arquitectura que exprese la explosión del potencial del deseo reprimido por la sociedad capitalista.”
En cuanto al análisis planteado por este trabajo, es en los materiales dónde posee valor comunicacional, según los paramentos de evaluación sólo este punto puede afirmarse puesto que los otros tres, la función, la forma, y el contenido simbólico no pueden asumirse dentro de esta arquitectura.


Conclusiones

El medio ambiente construido está constantemente comunicando, dando información múltiple y variada, es el usuario quien a través de la percepción recibirá esa gran cantidad de datos sobre todo lo que lo circunda. La veracidad y legitimidad de dicha información dependerá de cómo los diseñadores del medio construido propongan las distintas situaciones ambientales; de las variadas interferencias y ruidos que ofrezca el medio; de la elección de los canales o vías de comunicar la información; de la habilidad del usuario-espectador en captar la gran masa de mensajes y relacionarlos dándoles un correcto o incorrecto uso.
Los distintos manejos del lenguaje le confieren a la obra un específico valor comunicacional. Estos casos que fueron elegidos cada uno por una característica particular, pero puede ser extendido su análisis a cualquier edificio de nuestra arquitectura desde la antigüedad clásica a nuestros días.
En algunos casos se verifican los cuatro enunciados planteados en otros sólo algunos, lo que evidencia este trabajo es que el lenguaje está conformado además de los materiales, la función, la forma y el carácter simbólico por una diversidad de parámetros que manifiestan lo que la obra representa.
Considero que no se puede hacer un encasillamiento en cuanto a definir si en una obra se muestra la función o no, si la forma es simple o compleja, si los materiales tratados muestran la realidad constructiva, y mucho menos si la obra tiene un carácter simbólico, se pueden aproximar resultados pero la interpretación es también un tanto personal puesto que la multiplicidad de elementos que conforman el lenguaje no transmiten un vocabulario unívoco, por lo que se trata de comprender la arquitectura, entender la manifestación de su lenguaje.
Otra característica de la que debo hacer mención es que quizás el ejemplo analizado no responda a la generalidad del movimiento, por esto es que en la conclusión de dicho movimiento, este ejemplo constituiría la excepción. (Neogótico, Escuela de Chicago)


Conclusiones específicas

El análisis de estos movimientos me lleva a determinar las siguientes conclusiones:
• Es en Neogótico, el neoclásico y el eclecticismo dónde la imagen del edificio es lo que se pondera como esencial en la generación del proyecto. La función no es tenida en cuenta.
• En la Revolución Industrial y la Escuela de Chicago, el material se convierte en el elemento principal de lenguaje
• En el Art Noveau se verifican los cuatro postulados como cambio en la historia y la manifestación del lenguaje.
• En la Bauhaus, la Escuela de Chicago, el Protorracionalismo la función es lo que le da carácter al lenguaje
• La función es el parámetro de análisis que menos se corrobora
• En dos ejemplos analizados del Movimiento Moderno se verifican distintos parámetros
• En dos ejemplos distintos de Le Corbusier también se verifican distintos parámetros
• La expresión del material es determinante en el Brutalismo y el Neo Brutalismo
• En la mayoría de los movimientos, las formas simples y de fácil reconocimiento conforman el lenguaje.
• Al haber plasmado los resultados en una tabla es interesante como se produce una “parábola” de verificación.
• La manifestación del lenguaje se da siempre de una manera u otra, algunos de los parámetros se verifica en cada uno de los movimientos.


Conclusiones subjetivas

En cuanto a mi postura creo que este trabajo me sirvió para entender a la arquitectura de una manera quizás más objetiva sin entrar en generalizaciones, tratando de entender que a pesar de que toda la arquitectura comunica, esta forma de lenguaje evoluciona, las premisas de diseño se transforman a partir de una evolución en la historia. Y esto es lo que constituye a mi entender el objeto de estudio de la historia de la arquitectura.
En cuanto a relacionar el trabajo a la práctica, considero que una obra de arquitectura debe poseer los cuatro parámetros, y aún los no evaluados, contemplados. Por lo que cuanto más claro sea el mensaje que ésta transmite mejor estará cumpliendo su íntimo objetivo.
“A comienzos de este siglo se opera la anhelada y perdida vinculación entre el lenguaje figurativo arquitectónico y su ponderación estética, por una parte y una conciencia ética que apela a los valores individuales y sociales por otra. En este momento se posibilitan respuestas idóneas a las demandas que la sociedad requería mediante técnicas proyectuales tales que pudieran dar respuesta al mejoramiento de las necesidades de confort e higiene (como producto de la Revolución Industrial) sin relegar requerimientos de tipo psicológicos.”
La arquitectura es expresión, al expresar estamos comunicando, nuestras obras son el resultado de lo que intentamos transmitir. Si entendemos a nuestra disciplina desde esta perspectiva nos daremos cuenta de la herramienta que tenemos en nuestro poder, el poder de la palabra, de la idea, del gesto, de la enseñanza.
“La arquitectura, en tanto disciplina artística, convoca significados para concluir ella misma autoconstituyéndose en significado”


Bibliografía

• El lenguaje de la arquitectura moderna. Hector Tomas. 1998.
• Hacia una arquitectura. Le Corbusier. Poseidon BA, 1964
• Historia de la arquitectura moderna. Benévolo. Taurus, Madrid, 1963.
• Después del movimiento moderno. J. Montaner. Ed. GG. 1993
• La imagen de la ciudad. Lynch. GG Barcelona. 1997
• Aspectos humanos de la forma urbana. Rapaport, Amos. GG. Barcelona 1978
• La arquitectura como símbolo social. Appleyard, Donald. Ambiente N° 30
• El lenguaje clásico de la arquitectura. John Summerson. Ed. GG 1996
• La aventura semiológica. Roland Barthes. Ed. Paidós 1993
• Ensayo sobre el proyecto. Alfonso Corona Martínez. Ed CP67 .1991
• Historia de la arquitectura. Jan Gympel. Ed. Koneman.
• Frank Lloyd Wright. Bruce Pfeiffer. Ed. GG. 1997
• Source Book of American Architecture. Smith. Ed. Princeton. 1996
• Historia de la Arquitectura Contemporánea. R.De Fusco. Celeste Ediciones. 1993
• Un lenguaje de patrones. Christopher Alexander. Ed. GG


 





Facebook Arquba.com

Buscar en ARQUBA

FADU UBA Facultad de Arquitectura Diseno y UrbanismoFADU UBA Facultad de Arquitectura Diseno y Urbanismo

Fadea Federacion Argentina de Entidades de Arquitectos

FPAA Federacion Panamericana de Asociaciones de Arquitectos

UIA Union Iternationale des Architectes

SCA Sociedad Central de Arquitectos

CAPBA Colegio de Arquitectos de da Provincia de Buenos Aires

Union de Arquitectos de Catamarca

Sociedad Arquitectos del Chaco

CACH Colegio de Arquitectos de la Provincia del Chubut

CA Colegio De Arquitectos De La Provincia De Cordoba

SOARCO Sociedad de Arquitectos de Corrientes

CAPER Colegio de Arquitectos de la Provincia de Entre RiosCAPER Colegio de Arquitectos de la Provincia de Entre Rios

Colegio Publico de Arquitectos de Formosa

Colegio de Arquitectos de Jujuy

Asociacion de Arquitectos de la Pampa

Colegio de Arquitectos de la Provincia de la Rioja

CAMZA Colegio de Arquitectos de Mendoza

Colegio de Arquitectos de la Provincia de Misiones

Colegio de Arquitectos de La Provincia del Neuquen

CARN1 Colegios de Arquitectos de Rio Negro

Colegio de Arquitectos de Salta

CASJ Colegio de Arquitectos de San Juan

Colegio de Arquitectos de San Luis

ARQSC Arquitectos Santa Cruz

CAPSF Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe

CASE Colegio de Arquitectos de Santiago de Estero

Colegio de Arquitectos de Tierra del Fuego

CAT Colegio de Arquitectos de Tucuman