Cursos On-Line Diplomados Bloques de AutocadDetalles ConstructivosMonografías Diccionario Software Videos Finales Apuntes de Arquitectura Manuales Gratis

El Papel Del Arquitecto En La Gestion Ambiental


 






1 Estudiante de 9º semestre de Arquitectura. Practicante en el Instituto de Estudios Ambientales para el Desarrollo IDEADE, Facultad de Estudios Ambientales y Rurales. Universidad Javeriana.
2 Director Instituto de Estudios Ambientales para el Desarrollo IDEADE, Facultad de Estudios Ambientales y Rurales. Universidad Javeriana.

Artículo: “El Papel del Arquitecto en la Gestión Ambiental”.

Por Sandra Viviana Murillo y Arq. Benjamín Herazo Cueto.
En Revista: Javeriana. Edición Junio 2001. Bogotá, Colombia.
Esta reflexión nace en el contexto de los trabajos de investigación planteados en el IDEADE de la Facultad de Estudios Ambientales y Rurales de la Pontificia Universidad Javeriana, donde se desarrollan propuestas que buscan producir y transmitir conocimiento, estudiando y planteando soluciones a problemas ambientales en el marco del desarrollo sostenible. Reflexión que es el resultado de una labor interdisciplinaria, la cual en pertinencia con el desarrollo de procesos en Gestión Ambiental, reconoce la virtud de vincular, dotar de herramientas y comprometer el perfil disciplinar de quienes apoyan las propuestas. Razón por la cual en esta oportunidad, el arquitecto reconoce la necesidad de articular su proceso formativo y profesional, considerando que la toma de decisiones frente a una necesidad humana es un acto de responsabilidad. Responsabilidad que desencadena e implica más acciones en relación con diferentes procesos, de los cuales no se puede apartar el ser humano, y que en particular a la Arquitectura, no se le puede escapar, al transformar espacios, como respuesta a necesidades demandadas por el mismo hombre.
Refiriéndonos al contexto de la realidad y de las transformaciones de los ecosistemas naturales por la acción del hombre, el ser humano tiene una gran responsabilidad al haberse desarrollado en diferentes disciplinas, respondiendo a una variedad de actividades, aspectos y relaciones surgidas de dicho proceso de transformación, que en un momento se ha desbordado y hoy se cuestiona la manera de controlarlo, razón por la cual se debe tomar una posición frente a la problemática que alimenta el desempeño de la posición a la que el Arquitecto en esta ocasión, se ve comprometido a tomar cartas en el asunto. Primero partiendo de un hecho fundamental donde su acción no se presenta aislada, sino que en todos los aspectos responde a la interacción con otros campos del conocimiento: con disciplinas afines, complementarias y aún con aquellas que aparentemente se reconocen como totalmente aisladas a la nuestra, destacando el Compromiso Integral del hombre en todas y en todo tipo de intervenciones.
De esta manera el Arquitecto adquiere un compromiso, que cuestiona si, la manera en que el hombre ha desarrollado sus capacidades para satisfacer sus necesidades frente a sus actividades y prioridades de existencia, permiten pensar y reflexionar ¿en dónde han estado los errores? ; si, en realidad ¿es éste el destino necesario por el que tenía que atravesar la humanidad, para asegurar su desarrollo?, y justificar que hoy esa preocupación lleve a pensar establecer, adoptar o interactuar con otras estrategias interdisciplinares, para amortiguar impactos puntuales referidos a la acción particular de cada profesional.
La Arquitectura como disciplina profesional se ha encargado de plantear soluciones y respuestas tanto formales, como tecnológicas y funcionales, y ha alcanzado las dimensiones culturales y sociales, frente a la demanda de las necesidades espaciales nacientes de las diversas actividades y relaciones, que establece el ser humano en el entorno natural, con sus recursos y en el entorno social, con las otras personas y grupos sociales. Esta acción humana determina una intervención y una transformación de los ecosistemas, para lo cual se desarrolla un constante reemplazo de la cobertura vegetal por coberturas artificiales, alterando y afectando los procesos que se desarrollan en el ecosistema natural, con procesos de cambio del uso del suelo, de asentamientos urbanos, industrialización y el empleo de los recursos naturales para suplir la demanda de materias primas necesarias para su ejecución en términos físicos, formales, constructivos, tecnológicos y funcionales.
En un contexto histórico, no se sabe en qué condiciones, las partes que conformaban el espíritu holístico, que hoy se percibe del hombre primitivo, se degradaron en la carrera de adquirir poder junto con la transformación de la humanidad; o simplemente ellas son aparentes para nosotros y nunca se han tenido conscientemente en cuenta. Por ejemplo la riqueza material, soportada en los recursos naturales, en un principio era de todos, y hoy y desde hace siglos pasaron a representar los “capitales” de las potencias, convirtiéndose en Recursos Económicos con un valor en el mercado, con un valor y la necesidad de preservarlos a través del tiempo, para las generaciones existentes y las futuras. El territorio, no era gobernado por los límites del poder y las posesiones, y hoy es parte de una historia en búsqueda de aprovechar sus beneficios con el fin de la supervivencia humana. Primero los recursos se buscaron para el sustento alimenticio, luego se generaron referentes espaciales para identificar las actividades de la especialización del hombre en diferentes oficios, producto de una necesidad de sustento, luego se estableció la necesidad de fijar límites y de manera paralela como una necesidad de localizar el intercambio de los mismos. De esta forma, las relaciones que entre los hombres se establecen como ejes de los intentos de demarcar espacios, transforma el espacio con la aparición de urbes, conformaciones establecidas por un hombre que en principio fueron respuesta al hombre nómada, al cazador y al recolector, finalmente va cambiando resuelto a manipular su entorno para su supervivencia, para el suministro alimentario y para protegerse de los impactos del medio ambiente; que establece límites y transformaciones espaciales del espacio existente, transformando y afectando los sistemas biofísicos, estableciendo otros sistemas de asentamiento y ecosistemas urbanos 1, respuesta de la demanda de necesidades que se iban desarrollando con sus diferentes actividades.
El hombre una vez establecido con unos límites espaciales debe organizar y comienza a especializar sus actividades, que son cada vez más complejas; mientras que el permanecer en un mismo lugar, significa una acumulación material y un crecimiento exponencial de la humanidad. Es así como el comercio, la producción y el intercambio de bienes y herramientas, la especialización de servicios y las nuevas relaciones sociales, convierten el Medio Natural en un hábitat transformado por su mano y se implementa el hecho monumental de la creación de nuevos medios ambientes artificiales y nuevos escenarios físicos para el desarrollo de tales actividades; y aquí la ciudad se conforma como la más compleja transformación humana, compuesta por la mayor cantidad de respuestas espaciales a las necesidades demandadas por las nuevas relaciones.
Pero, ¿en dónde?, ¿con qué? y ¿a costa de qué?, la transformación artificial ha llegado a proponer el día de hoy un nuevo esquema de uso, producción y beneficio de los recursos que ofrece la ecósfera para nuestro mínimo beneficio. ¿Dónde está la responsabilidad de conservar o aprovechar los recursos que nos ofrece, considerando las necesidades en el tiempo?, y ¿dónde está la articulación coyuntural que debe plantear la disciplina de la Arquitectura para responder responsablemente ante su hecho específico de transformación? De esta manera al evidenciar la incidencia de nuestra acción en la toma de decisiones, y las dimensiones para responder a unas necesidades espaciales, el contexto propuesto, va más allá de lo que parece, siempre hemos estado costumbrados a tener en cuenta; no porque se ignore o se fragmente el conocimiento y las características de las intervenciones, sino porque se ha descuidado una correcta adopción de las herramientas y metodologías, que se tienen al alcance de la interacción disciplinar, para plantear las directrices de diseño y ejecución de soluciones dentro del perfil profesional definido para la acción el Arquitecto. Por esta razón planteamos una aproximación directa del profesional y su interacción con la dinámica que define el marco de la Gestión Ambiental 2
Entendiendo la Gestión Ambiental como el manejo participativo de elementos, herramientas y problemas ambientales en una localización específica, por actores sociales directamente involucrados; las estrategias que se propongan en la solución a los problemas detectados, se plantearán para cumplir objetivo final de diseñar un proceso que garantice el funcionamiento adecuado de los de los ecosistemas que se afectan y por supuesto garantizar el mejoramiento de la calidad de vida de la población humana y las demás especies dentro del marco de la sostenibilidad. Por esta razón el planteamiento gira alrededor del aprendizaje de herramientas como ésta para ejecutar las propuestas donde la Gestión deja de ser considerada únicamente como “… el espacio que ocupa la brecha entre el liderazgo político y la administración burocrática” 3, para reconsiderar las condiciones que valora para establecer las prioridades de los usuarios, las relaciones entre la acción y los resultados y la relación entre los costos y los beneficios; simplemente desarrollando y diseñando estrategias adecuadas del manejo de los recursos que intervienen en la generación de dichas disposiciones planteadas para garantizar la viabilidad y la pertinencia de una solución. De esta manera la Gestión con sus diferentes ejecuciones dentro del desarrollo de una problemática, plantea que las premisas de su desempeño deben apuntar a mantener primero una continuidad en su ejecución, como segunda medida tener en cuenta - como lo menciona Richard Batley al referirse a América Latina - la responsabilidad formal por el uso eficiente y efectivo de los recursos y la memoria institucional.
Ese manejo responsable del uso eficiente y efectivo de los recursos es - vale la pena aclarar- el aporte que la Gestión Ambiental desarrolla de una manera más amplia determinando una gama de recursos más allá del contexto meramente económico y político administrativo, para establecer la responsabilidad frente al empleo del bien natural y las diferentes relaciones alrededor del funcionamiento de los diferentes ecosistemas, naturales o con diferentes grados de intervención (ecosistemas manejados, cultivados, suburbanos, urbanos o altamente intervenidos no urbanos 4), los cuales son el soporte donde, aplicado a cualquier profesional y en la Arquitectura nuestra disciplina, no se debe ignorar, pues al contemplar las vocaciones y potenciales de una propuesta espacial para resolver una necesidad, se plantea una cadena infinita de hechos entrelazados que desembocan -si no gozan de un adecuado diseño estratégico y coherente con el medio, bien sea natural o intervenido y artificial, construido o urbano- en problemas complejos.
Por esto, considerando que la actividad del Arquitecto es creadora y también produce objetos, participa del cambio 5; proporciona a los seres humanos la seguridad de un refugio, al formar el marco de sus modos de vida individuales y comunitarios, asociando la permanencia; razones que hacen que se actúe sobre el entorno físico, relacionando la Arquitectura con la naturaleza, que por la misma razón surge la necesidad de emplear recursos en el arte y la tecnología, para materializar su creación. Aquí, es entonces donde la Gestión Ambiental liga su compromiso en término del manejo de las herramientas necesarias para la proyectación espacial de soluciones, en su formación respecto a una conciencia ambiental, el desarrollo sostenible, la responsabilidad global y la responsabilidad del diseño de la metodología y fundamento teórico para resolver los problemas espaciales en el marco de una disciplina holística.
Finalmente el Arquitecto podría remitirse a entender cómo las directrices, que siempre han estado presentes desde que se entendió la Arquitectura como una disciplina, como en tiempos de Vitruvio al referirse a la tríada de firmitas, utilitas y venustas (estabilidad de la construcción, su uso adecuado y su proporción y belleza formal), las cuales determinaron en su momento el manejo de un contexto integral, para proponer; y que de alguna manera aún hoy desarrolla diferentes aspectos tanto técnicos, ambientales como socioculturales que le permitan proponer de manera coherente una solución, donde la Gestión Ambiental la apoyaría. De tal forma debe ser consciente de una interpretación holística de las intervenciones humanas, donde se hace parte de la realidad y se debe estar dispuesto a enfrentar esta misma con una base intelectual y espiritual SANDRA VIVIANA MURILLO MORALES que, no lo defina en la conformidad ni en la indiferencia, sino lo haga un hombre de naturaleza convencido de los alcances de su acción y el compromiso con un Mundo, que si bien no es él, él lo conforma.

Referencias

1 “Paisaje o Ecosistemas Urbanos: Formas de intervención que determinan el remplazo completo de la cobertura vegetal, con predominancia de coberturas artificiales no
vegetales, alteración drástica de procesos hidrológicos, geomorfológicos y biológicos. Están determinados por SISTEMAS DE ASENTAMIENTO y SISTEMAS DE INDUSTRIALIZACIÓN.”
Tomado de “Ambiente y Desarrollo -Ensayos-. Reflexiones acerca de la relación entre los conceptos: Ecosistema, cultura y Desarrollo”. Francisco González L. de G.
IDEADE. P.U.J. 2ª Edición. Bogotá, 1999
2 “La Gestión Ambiental es el manejo participativo de los elementos y problemas ambientales de una región determinada, por parte de los diferentes actores sociales mediante el uso selectivo y combinado de herramientas jurídicas, de planeación, técnicas, económicas, financieras y administrativas, para lograr el adecuado funcionamiento de los ecosistemas y el mejoramiento de la calidad de vida de la población dentro de un marco de la sostenibilidad”.
El manejo de los recursos y elementos, con los que se cuenta, donde interviene todos los procesos que tienden a alcanzar el desarrollo de una ciudad desde el momento en que se planea, se hace un seguimiento de las actividades y hasta que se evalúan sus resultados. Guillermo León Ruiz Victoria “Trabajo de Grado Maestría en Gestión Ambiental del Desarrollo Sostenible: Gestión del Medio Ambiente Urbano: Conceptos Generales, Institucionalidad, Normatividad, Planeación, Gestión y Financiación. Bases para una política de Gestión Ambiental Urbana” Bogotá, Febrero de 2000 3 “Las ciudades de América Latina y el Caribe en el siglo XXI”. Nuevas direcciones en política y gestión urbana (págs13-19). Richard Batley. Director, Grupo Administrativo del Desarrollo de la Universidad de Birmingham.
4 “Ambiente y Desarrollo -Ensayos-. Reflexiones acerca de la relación entre los conceptos: Ecosistema, cultura y Desarrollo”. Francisco González L. de G. IDEADE P.U.J.
2ª Edición. Bogotá, 1999
5 “Capacitación de Docentes Universitarios en Educación Ambiental Módulo II Submódulo: Arquitectura” Ministerio del Medio Ambiente. Bogotá marzo de 2000.


 





Facebook Arquba.com

Buscar en ARQUBA

FADU UBA Facultad de Arquitectura Diseno y UrbanismoFADU UBA Facultad de Arquitectura Diseno y Urbanismo

Fadea Federacion Argentina de Entidades de Arquitectos

FPAA Federacion Panamericana de Asociaciones de Arquitectos

UIA Union Iternationale des Architectes

SCA Sociedad Central de Arquitectos

CAPBA Colegio de Arquitectos de da Provincia de Buenos Aires

Union de Arquitectos de Catamarca

Sociedad Arquitectos del Chaco

CACH Colegio de Arquitectos de la Provincia del Chubut

CA Colegio De Arquitectos De La Provincia De Cordoba

SOARCO Sociedad de Arquitectos de Corrientes

CAPER Colegio de Arquitectos de la Provincia de Entre RiosCAPER Colegio de Arquitectos de la Provincia de Entre Rios

Colegio Publico de Arquitectos de Formosa

Colegio de Arquitectos de Jujuy

Asociacion de Arquitectos de la Pampa

Colegio de Arquitectos de la Provincia de la Rioja

CAMZA Colegio de Arquitectos de Mendoza

Colegio de Arquitectos de la Provincia de Misiones

Colegio de Arquitectos de La Provincia del Neuquen

CARN1 Colegios de Arquitectos de Rio Negro

Colegio de Arquitectos de Salta

CASJ Colegio de Arquitectos de San Juan

Colegio de Arquitectos de San Luis

ARQSC Arquitectos Santa Cruz

CAPSF Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe

CASE Colegio de Arquitectos de Santiago de Estero

Colegio de Arquitectos de Tierra del Fuego

CAT Colegio de Arquitectos de Tucuman