Cursos On-Line Diplomados Bloques de AutocadDetalles ConstructivosMonografías Diccionario Software Videos Finales Apuntes de Arquitectura Manuales Gratis

Investigación de Varias Obras Arquitectónicas


 







INTRODUCCIÓN

En este trabajo tratamos sobre los diferentes estilos arquitectónicos en las construcciones durante diferentes periodos de la humanidad.
Nos remontamos a diferentes épocas y estilos desde el paleocristianismo hasta la segunda mitad del siglo XX con la Capilla de Peregrinación de Notredame du Haut en la Ronchamps, de Le Corbusier.
La Arquitectura Islámica está representa da por la Cúpula de la Roca, construida bajo el califa Abd al Malik durante los años 687-692 d.C. y por el Taj Mahal, en los años 1632-52 de la Era Cristiana
El estilo Gótico está representado por la Catedral de Notredame en París, 1163-1197
En la antigüedad, entre 2900 a.c.- 540 d.c., está El Coliseo y la iglesia de la Divina Sabiduría, Santa Sofía.


COLISEO

Edificio para espectáculos públicos, conservado en la ciudad de Roma. Es uno de los monumentos más conocidos de la Roma Clásica. Su verdadero nombre es Anfiteatro Flavio. En efecto, la denominación de Coliseo se le dio posteriormente; se cree que hace referencia a la colosal estatua de Nerón que se encontraba en sus proximidades, bajo el Palatino.
Su construcción se inicia en el año 70 d.C., inaugurándose el año 80, bajo el reinado de Vespasiano (69-79 d.C), el arquitecto o arquitectos que lo diseñaron son desconocidos. El anfiteatro es de planta elíptica, con una estructura curva que le confiere un gran sentido espacial. Es una edificación totalmente exenta, frente a la construcción de los primitivos teatros griegos que, levantados sobre una pendiente natural, apoyaban sus graderíos sobre ella.
El problema que presenta la enorme carga de la cávea o espacio de gradas destinado a los espectadores, con acogida para más de 50.000, se resuelve mediante la inclusión de poderosos arcos de medio punto que sostienen las bóvedas anulares, sobre las que se asientan los diferentes niveles de gradas.
Al exterior tres líneas de arcadas superpuestas articulan el muro, correspondiéndose con los tramos abovedados del interior. Los arcos se encuentran flanqueados por semicolumnas y rematados por dinteles, que sirven de cornisa de separación con el piso superior. Las semicolumnas presentan un orden diferente en cada planta; de abajo hacia arriba los órdenes arquitectónicos son: toscano (dórico), jónico y corintio, en las tres primeras siguiendo el orden establecido en las construcciones helenísticas; en tanto que en la última planta, añadida posteriormente, esta rematada por un muro ciego, articulado con pilastras adosadas.
La historia de sus restauraciones y añadidos es continua; durante el reinado de Tito y Domiciano se le añadió la cuarta planta.
Tiene 527 metros de circunferencia, y 57 metros de altura. Consta de tres pisos, con columnas dóricas en el nivel inferior, jónicas y corintias en los niveles superiores. Las galerías internas permitían el fácil y rápido acceso a los espectadores. Las luchas de Gladiadores fueron prohibidas en el año 404, continuando así con las luchas de animales salvajes hasta el año 524. Una parte del Coliseo se derrumbó por el terremoto del año 442.


TAJ MAHAL

Taj Mahal fue construido por un musulmán, emperador Shah Jahan (muerto 1666 C.E.) en la memoria de su esposa y reina querida Mumtaz Mahal en Agra, la India. Es una ” elegy en mármol ” o algo dice una expresión de un ” sueño. ” Taj Mahal (palacio de la corona del significado) es un mausoleo que contiene el sepulcro de la reina Mumtaz Mahal en el compartimiento más bajo.
El sepulcro de Shah Jahan fue agregado a él más adelante.
Taj Mahal fue construido durante veintidós años, empleando a veinte mil trabajadores. Fue terminado en 1648 C.E. en un coste de 32 millones de rupias. Los documentos de construcción muestran que su arquitecto principal era Ustad ‘ Isa, el arquitecto islámico renombrado de su tiempo. Los documentos contienen nombres de ésos empleados y el inventario de materiales de construcción y de su origen. Emplearon a los artesanos expertos de Delhi, de Qannauj, de Lahore, y de Multan. Además, muchos artesanos musulmanes renombrados de Bagdad, de Shiraz y de Bukhara trabajaron en muchas tareas especializadas.
El Taj está parado en una plataforma levantada, cuadrada (186 x 186 pies) con sus cuatro esquinas truncadas, formando un octágono desigual. El Taj Mahal tiene una planta cuadrada con esquinas achaflanadas. Un tambor alto soporta la enorme cúpula imperial, de 28 metros de diámetro y 65 metros de altura. A cada lado se abre una sala alta y alargada (Iwan), cuyo marco sobrepasa la altura del techo. Ambos lados de la cúpula principal unos pabellones forman un enlace en forma de pirámide que proporciona al edificio de planta central un movimiento expansivo. Este movimiento se ve apoyado por los 4 alminares que flanquean el edificio y que no estorban en lo absoluto a la preeminencia del mausoleo. Se utiliza una simetría de elementos arquitectónicos.


SANTA SOFIA

Es una de las más grandiosas construcciones del mundo y, sin duda alguna, la creación más madura de la arquitectura bizantina.
Santa Sofía se levantó entre los años 532 y 537, pero un hundimiento de su cúpula y la consiguiente reconstrucción hizo que por segunda vez se consagrara en el año 562. Costó tesoros inmensos, recabados por Justiniano a los gobernadores de las provincias, a los que exigía que le mandasen los mármoles y materiales preciosos que pudieran disponer.
La planta del edificio denota que todo él se concibe con un nuevo sentido artístico, porque tras un somero examen se observa que todas las partes están dispuestas para contener la gran cúpula central, de 31 m de diámetro, inscrita en un gran cuadrado, y sostenida por cuatro pechinas en los ángulos y sobre las arcadas de cuatro grandes pilares. Esto constituye la gran innovación de la arquitectura bizantina y lo que hace famosa a la cúpula de Santa Sofía, porque únicamente se apoya sobre cuatro puntos a diferencia de las bóvedas de la antigüedad romana, por ejemplo el Panteón de Agripa, que lo hacían sobre un muro circular.
El peso de las cúpulas romanas recaía sobre el suelo directamente a través del muro de cerramiento circular dando la sensación de un espacio hermético, mientras que la gran media naranja de Santa Sofía parece estar flotando en el aire, inmersa en una luz sobrenatural gracias a las cuarenta ventanas que se abren en su arranque. Al este y al oeste, su enorme empuje se distribuye sobre medias cúpulas de diámetros iguales (33 m), sustentadas por pilares dispuestos ortogonalmente y contrarrestados a su vez por tres nichos que se abren en arcadas entre ellas. En los otros dos lados, al norte y sur, los empujes están contrarrestados por dos arcos que actúan a modo de contrafuertes exteriores, cerrados por dos filas de columnas y ventanas. Una serie de dependencias laterales rodea este enorme espacio: naves laterales con galerías altas, que forman salas independientes desde donde la corte y los altos funcionarios asistían a las ceremonias que se celebraban en el grandioso templo. Al fin de aligerar el peso de la cúpula, los arquitectos de Santa Sofía adoptaron el sistema de construirla con anillos de ánforas engarzadas en gruesos lechos de cemento y con un sistema de tejas blancas esponjosas fabricadas en la isla de Rodas.
Exteriormente, la gran cúpula central no aparenta la importancia de la obra, pues está disimulada por un tambor cilíndrico que la cubre hasta una tercera parte de su altura, sobre el que se abren las 40 ventanas que dan la vuelta a la zona inferior del gran casquete esférico, sirven para iluminar el interior y al mismo tiempo para descargar el peso de la misma. En el interior este círculo de ventanas crea un nimbo de luz que parece sostener misteriosamente la cúpula en el aire.
La estructura arquitectónica está cubierta por el revestimiento de las paredes con placas de mármol, y el de la bóveda con mosaicos que debían de hacer más impresionante todavía aquel gran casquete lleno de colores; destruidos por los turcos las figuras angélicas y la imagen del Redentor, sólo quedan de su origen los Actualmente es uno de los lugares más visitados de Roma, lugar que nos revela la manera que vivieron los romanos en las distintas épocas. Se calcula que pasan alrededor de 4 millones de personas al año provenientes de muchos lugares distintos del mundo.
Cuatro serafines con alas múltiples que hay sobre las pechinas. Procopio también ensalzaba la magnífica decoración de mármoles del edificio, de sus pórticos y galerías altas, una de las cuales servía para los hombres y otra estaba reservada para las mujeres. Decía el historiador bizantino: “¿Quién podrá describir la parte superior del gineceo, los mármoles y las columnas empleadas en su construcción? ¿Quién podrá referir su prodigiosa variedad?, Los mosaicos que la decoran producen la ilusión de un maravillosos jardín lleno de flores, con azul de fondo y su verde y amenísimo follaje”. Todavía hoy estas galerías laterales de Santa Sofía figuran entre las más bellas joyas de la humanidad. En este sentido Santa Sofía conserva de las primitivas iglesias la sencillez exterior, aunque enriquecida por el juego de cúpulas, que contrasta con la visión interior, por el lujo del ajuar litúrgico con que Justiniano la dotó, sobre todo en el altar mayor construido con 40.000 libras de plata (naturalmente estos tesoros han desaparecido quedando pequeñas muestras de su riqueza). Los minaretes y los contrafuertes exteriores son adiciones turcas, lo mismo que la inscripción islámica que decora la cúpula que se debe al calígrafo del siglo XIX Mustafá Izzet Efeudi.


LA MEZQUITA DE LA ROCA

La cúpula de la Roca, construida bajo el Califa Abd-Malik, 687- 692.
Fue construido por los arquitectos Sirio-Bizantinos, el objetivo de estos era competir con los monumentos cristianos de la ciudad, poseían sin duda alguna, conocimientos del simbolismo numérico gnóstico y de la antigüedad y lo transformaron en geometría. Durante el dominio de los cruzados (1099- 1187). La cápula de la Roca se transformó en iglesia cristiana.
Es por tanto el monumento más antiguo de los que sobreviven de la época primitiva y en el se conjugan ascendientes bizantinos con elementos doctrinales, materiales y simbólicos que el nuevo orden musulmán exigía.
Generalmente se la conoce también con el impropio nombre de mezquita de Omar, al atribuirse a este compañero de Mahoma su fundación; si bien es cierto que sobre la roca de este lugar, cima del monte Moira, Omar levanto una pequeña capilla de oración en madera.
El verdadero creador de la mezquita fue el califa Omeya Abd al-Malik en el año 688 con la finalidad de expresar el triunfo de las doctrinas de Mahoma sobre las de Cristo y competir con la basílica del Santo Sepulcro de la misma ciudad.
La Cúpula de la Roca es única en el arte del Islam, en cuanto a su arquitectura, y se relaciona directamente con el estilo de templo bizantino de planta central octogonal, de origen paleocristiano, con particular influencia del Santo Sepulcro, de Jerusalén. Tiene dos naves de circunvalación y está rematada por una cúpula que se levanta sobre un cimborrio octogonal. Cuatro pórticos se abren a los cuatro puntos cardinales, situando de esta manera simbólica al santuario en el centro del mundo. La cúpula está formada por una cubierta doble de madera forrada por una capa de metal dorado, de tal que modo que no precisa de pesados estribos de descarga.
En el interior se aprecia un estilo clasicista (romano y bizantino) debido al uso de antiguas columnas unidas por arquitrabes, formando una doble estructura de pilares y columnas (4 pilares y 12 columnas en la línea interior que sustenta el cimborrio, y 8 pilares y 16 columnas en el deambulatorio).
Simbólicamente representan los 40 santos o “pilares espirituales” que son el soporte de la fe musulmana; la planta poligonal estrellada de ocho puntas que generan las líneas y ángulos que se derivan de las columnas y pilares expresan la síntesis del círculo y el cuadrado, del movimiento y el reposo, del espacio y del tiempo.
En cuanto a la decoración de mosaicos que cubren las paredes interiores del cimborrio están formados por ornatos de pámpanos estilizados enriquecidos con joyas y diademas en las que se pueden distinguir emblemas y símbolos sasánidas y bizantinos, que tal vez pretendan simbolizar al imperio universal del Islam. Aunque los artífices de estos mosaicos habían aprendido su oficio en escuelas sirio-bizantinas, esta asociación de temas vegetales y joyas es originaria de Asia y tiene ciertas analogías con él, los ornamentos budistas e induistas.


IGLESIA DE NOTRE DAME

París, 1163 hasta 1197.
Notre-Dame, cuya construcción fue impulsada por el obispo Maurice de Sully en 1163, es un arquetipo del gótico primitivo. Las características más importantes de esta época son los cuatro niveles de arbotantes (arcada, galería, triforio y ventanas), los pilares circulares y el sistema de bóvedas de seis partes. Los niveles de arbotantes se modernizaron posteriormente, de manera que se unieron al triforio y a las ventanas.
En Notre-Dame, se aplicó por primera vez, una nueva estructura tectónica que consistía en la concentración de tensiones por medios de arcos exentos, que dio lugar a unos arbotantes muy atrevidos. Las fachadas de la nave transversal, con los grandes rosetones y los pórticos esculpidos, se construyeron al ampliarse esta, entre los años 1245 y 1270.


CAPILLA DE PEREGRINACIÓN DE NOTRE-DAME-DU-HAUT

Diseñada por Le Corbusier (1950-54) y cuya forma recuerda un arca. En ella el arquitecto utilizó minas dobles, entre otras razones para proporcionar el edificio con un tejado aparentemente muy pesado, una cierta sujeción terrenal e introversión.
Los contornos de esta capilla son suaves como las dunas formadas por el viento y el tiempo. El tejado se aboveda sobre las paredes redondeadas con el sombrerillo de una seta del tallo. Las aperturas exteriores de las ventanas repartidas y regularmente solo son pequeñas por fuera. Por dentro se ensanchan en cuevas incrustadas en el grueso muro.


BASÍLICA DE SAN PEDRO

En el antiguo emplazamiento de una necrópolis pagana, el emperador Constantino mandó construir hacia el año 320 la primera basílica de San Pedro, un gran recinto de peregrinación elevado en torno al martyrium o pequeño monumento donde la tradición cristiana suponía enterrados los restos del apóstol. Los sucesivos emperadores fueron ampliando el templo constantiniano durante los dos siglos posteriores, añadiendo un atrio de ingreso e incrementando su ornamentación. El Papa San Dámaso construyó a finales del siglo IV un baptisterio que completaba el conjunto de edificaciones del entorno, entre las que sobresalía el mausoleo imperial de la dinastía Honoria. Durante la edad media se embelleció con mosaicos y ciclos pictóricos, en parte conservados, y fue ampliado bajo los papados de Eugenio III y Nicolás III.
Concluido definitivamente el segundo Gran Cisma de Occidente (1378-1417), Nicolás V concibió la idea de levantar una prestigiosa sede papal y encargó su proyecto a León Battista Alberti, que tras muchos estudios encaminados a idear un gran edificio unitario propuso reconstruir la vieja iglesia. El primer proyecto de restauración se debe a Bernardo Rossellino, que propuso conservar el espacio del templo constantiniano aumentando el ábside y el transepto; de todas sus intervenciones, interrumpidas a la muerte del pontífice, tan sólo se conserva la capilla de Nicolás V, decorada con pinturas al fresco de Fra Angélico.
En lugar de demolerla, los siguientes papas decidieron conservar la antigua basílica y añadirle anexos: Pío II inició las obras de la logia de la Bendición, concluida bajo la tutela de Alejandro VI. Finalmente, el Papa Julio II encargó a Donato Bramante el proyecto para un nuevo templo de San Pedro, cuya primera piedra se colocó el 18 de abril del año 1506.
El proyecto bramantesco concebía un edificio de planta centralizada cubierto por una enorme cúpula, acorde con los modelos arquitectónicos del nuevo humanismo renacentista y el ideal recuperado de la antigüedad romana. A la muerte del arquitecto, Rafael le sucedió en la dirección de las obras, pero comenzó a introducir modificaciones al proyecto, entre ellas la transformación en un edificio de planta basilical o cruz latina.
En la construcción de la nueva iglesia intervinieron como arquitectos-jefe, sucesivamente, Baldassare Peruzzi, Antonio Sangallo el Joven y Miguel Ángel, que después de muchos años de dudas y problemas propuso un nuevo proyecto que retomaba la planta centralizada de Bramante pero simplificaba el espacio interior del templo. Las ideas del artista, sin embargo, también fueron modificadas después de su muerte, en 1564, cuando ya se habían concluido el transepto y el tambor bajo la cúpula. Durante este medio siglo de trabajos, la vieja basílica constantiniana seguía abierta al culto (separada de las nuevas obras por un muro) y aún permitía la celebración de las ceremonias religiosas. En los primeros años del siglo XVII las obras de San Pedro, dirigidas primero por Iacopo Barozzi da Vignola, más tarde por Pirro Ligorio y finalmente por Giacomo della Porta y Domenico Fontana (que finalizaron en los años 1588-1589 la cúpula proyectada por Miguel Ángel), sufrieron un cambio fundamental: se abandonó definitivamente la idea de planta centralizada y se retomó la clásica planta basilical añadiendo en el lado oriental tres naves longitudinales proyectadas por Carlo Maderno, autor también de la fachada principal de la iglesia.
Bajo el pontificado de Alejandro VII (1656-1667), Gian Lorenzo Bernini compuso la grandiosa columnata porticada de la plaza elíptica, que magnifica el efecto de la fachada de Maderno y abraza en su centro el famoso obelisco, erigido por voluntad de Sixto V en 1586. También se debe a Bernini el baldaquino de columnas salomónicas sobre el altar mayor de San Pedro y la Scala Regia (Escalera Real, 1663-1666) que sube desde la puerta de bronce a los palacios Vaticanos.


PARTENÓN DE ATENAS

Partenón, principal templo de la Acrópolis de Atenas, consagrado a la diosa griega de la sabiduría, Atenea Parthenos. Se levanta sobre el lugar de un templo arcaico (Hecatompedón), sustituido más tarde por otro templo que no llegó a concluirse (destruido durante el saqueo persa del año 480 a.C.). Sus obras, mandadas construir por Pericles, se comenzaron en el 448 a.C. Se consagró en el 438 a.C. y se completó en el 432 a.C.
Sus arquitectos, Ictino y Calícrates, proyectaron un grandioso edificio construido enteramente en mármol procedente de las canteras del monte Pentelikon, de unos 70 × 31 metros. La reciedumbre del orden dórico se atenúa y se hace extremadamente elegante gracias a la delicadeza de sus proporciones, a las correcciones de las aberraciones ópticas y al empleo esporádico del orden jónico. Se trata de un templo períptero octástilo, circundado por un peristilo de ocho columnas en las fachadas principales y diecisiete en las laterales. El espacio interior de la cella se divide en tres naves por medio de una columnata de doble orden superpuesto. En el interior del opistodomo se construyó un recinto donde se guardaba el tesoro de la Liga de Delos, delimitado por cuatro columnas jónicas.
El programa escultórico, ideado por Fidias (que supervisó toda la obra) y ejecutado en su taller, comprendía la gran estatua criselefantina (de oro y marfil) de Atenea, situada en la cella, y la decoración arquitectónica. Las noventa y dos metopas del friso dórico representaban las batallas de los gigantes, amazonas, lapitas y centauros, así como la destrucción de Troya. El frontón oriental narraba el nacimiento de Atenea, observada por los dioses del Olimpo, mientras que el occidental se ocupaba de la disputa entre la diosa y Poseidón por el dominio del Ática. El friso jónico, en el muro exterior de la cella (en la galería del peristilo), representaba a lo largo de sus 160 metros de desarrollo la procesión de las panateneas, el principal ritual religioso de Atenas, en el que todo el pueblo presenta a los dioses el nuevo peplum o velo para la antigua estatua de madera de Atenea Poliade. Todas estas esculturas se conservan en la actualidad en el Museo Británico de Londres bajo el nombre de colección Elgin.


ANGKOR WAT

La primera fase se construyó entre los siglos X y XI y muestra el espíritu hindú que había adoptado esta dinastía. Los templos de esta época se organizan como microcosmos simbólicos, imitando la imagen de la morada de los dioses en el Monte Meru (montaña mítica para los hindúes), e identificando así al rey con una deidad. La arquitectura alcanzó su mayor apogeo con el grandioso templo de Angkor Wat, erigido por Suryavarman II (reinó entre 1113-1150), el rey más importante de Angkor, que pretendía ser la encarnación de Visnú en la Tierra.
Angkor Wat es una construcción ortogonal de 1.700 por 1.413 m, compuesta por tres recintos concéntricos precedidos de un foso, que simboliza el océano que circunda la montaña del mundo, y en cuyo centro se eleva un templo coronado por cinco torres en forma de flores de loto, que recuerdan las cinco cumbres del Monte Meru (según la mitología, otras cuatro ya se han caído).
Las superficies murales están decoradas con bajorrelieves, en algunas ocasiones dorados o polícromos, que representan las proezas de Visnú y sus ninfas celestiales. El enorme esfuerzo económico que se tuvo que realizar para construir Angkor Wat parece haber contribuido al declive de la dinastía Jemer, que permitió al Reino de Champa invadir en varias ocasiones Angkor, minando la fe del pueblo en la protección de los dioses hindúes.
La estructura simbólica de Angkor Thom se considera más atractiva que la ejecución de los detalles, aparte de que los gobernantes posteriores añadieron sus propias imágenes o destruyeron las primitivas en nombre de algún culto iconoclasta de origen hindú.
Otro de los factores que han contribuido a su ruina actual se debe a la propia tradición constructiva Jemer, que solía alinear las juntas verticales de la mampostería para lograr un efecto decorativo. Después del saqueo de Angkor por los invasores Thai en 1431, Angkor Wat subsistió tan sólo como un centro de peregrinación budista. Los franceses, que colonizaron Indochina hacia 1860, comenzaron el estudio y reconstrucción del conjunto, pero la difícil situación política de Camboya ha acelerado de nuevo su deterioro.


PIRÁMIDES DEL SOL Y DE LA LUNA

La pirámide del Sol tiene una altura de 64 m, y la base ocupa una superficie de 45.225 m2. La pirámide de la Luna es menor y alcanza una altura de 42 m sobre 18.000 m2 de base. El núcleo de ambas es de adobe, pero fueron revestidas de estuco y piedra, con frisos y relieves de carácter geométrico ornamental y motivos humanos muy estilizados. El estado primitivo de las ruinas permitió apreciar en torno a estas dos pirámides principales los cimientos de innumerables pirámides menores.


CONCLUSION

El Coliseo Romano fue construido bajo el mandato del emperador Vespasiano, el primero de la dinastía Flaviana, en el año 72 después de Cristo. Tardaron 8 años en construirlo, y tenía alrededor de 80 entradas para que pudieran concurrir cerca de 55.000 personas. El lugar donde se sentaban el emperador se llamaba “el podio”. La fiesta de inauguración del Coliseo duró alrededor de 102 días, organizada por el hijo del emperador. Actualmente es uno de los lugares más visitados de Roma, lugar que nos revela la manera que vivieron los romanos en las distintas épocas. Se calcula que pasan alrededor de 4 millones de personas al año provenientes de muchos lugares distintos del mundo.
Taj Mahal se mira como una de las ocho maravillas del mundo, y algunos historiadores occidentales han observado que su belleza arquitectónica no ha sobrepasado. El Taj es el monumento más hermoso construido por el Mughals, las reglas musulmanas de la India. Taj Mahal se construye enteramente del mármol blanco. Su belleza arquitectónica del atontamiento está más allá de descripción adecuada, determinado en el amanecer y la puesta del sol. El Taj se parece brillar intensamente en la luz de la Luna Llena. En una mañana brumosa, los visitantes experimentan el Taj como si estén suspendidos cuando están vistos a través del río de Jamuna.
Santa sofia, en su construcción, Justiniano no regateo ningún esfuerzo para conseguir que este templo poseyera la grandeza conveniente y hacer que durante casi un siglo fuese el centro espiritual del Imperio bizantino, catedral de los patriarcas, escenario de los actos estatales transcendentes y marco de un esplendoroso ceremonial en el que se manifestaban el poder y la dignidad de su imperio teocrático. Como en los tiempos de Constantino, también aquí se debía la obra a la iniciativa personal de un monarca; el emperador se había hecho levantar en medio de las edificaciones una habitación provisional con le fin de seguir directamente el desarrollo de las obras. El pueblo atribuía la forma de la planta y los detalles de la iglesia a la inspiración de un ángel que conversaba a menudo con Justiniano.
Procopio, historiador de la época, relata en su libro dedicado a las obras justinianas, la participación del emperador y las consultas que diariamente le hacían los arquitectos. “Servíase para sus ideas -dice Procopio- de Antemio de Tralles, príncipe, sin excepción, de todos los arquitectos e ingenieros, no sólo de su tiempo, sino de todos los que se habían sucedido hasta entonces; pero, aunque éste era el primero, junto a él estaba también Isidoro, nacido en Mileto, hombre de singular inteligencia y verdaderamente digno de que se le llamase para la ejecución de la obra concebida por Justiniano Augusto. Hay que hacer justicia a la gran perspicacia del emperador que entre todos los hombres de su arte supo escoger aquellos que pudieran interpretar sus altos pensamientos. Y así consiguió que esta iglesia resultara un producto inusitado de belleza, superior a la capacidad del que la contempla, que queda maravillado, y superior a cuanto imagina el que oye hablar de ella desde lejos”. Estas palabras del historiador bizantino reflejan la misma conciencia de la belleza excepcional que se estaba realizando, como la que tuvieron Fidias y Pericles al ejecutar diez siglos antes el Partenón.
Esta basílica marca un hito en la evolución técnica y estilística de la historia del arte. En ella culmina el gusto bizantino por el espacio inmenso que supedita los valores de masa a los atmosféricos, a la luz y el color. Su exuberante decorativismo oriental se sustenta en una arquitectura de rigor clásico pero al mismo tiempo se establecen las bases de la arquitectura medieval.
La cúpula de la roca es una creación político-religiosa, con la que el califa quería convertir Jerusalén en el centro religioso de Islam. Hizo construir un octágono con la planta central sobre la roca (sin estar dirigido a la Meca) que los judíos adoraban como el “Monte Moriath”, en relación con Abraham, y los musulmanes como el lugar desde donde Mahoma viajó al cielo.
El octágono incluye dos deambulatorios concéntricos para las vueltas rituales.
El círculo interior está abovedado por la cápula dorada. La mezquita se abre hacia fuera por cuatro puertas situadas según los puntos cardinales. El exterior del octágono está decorado hasta la altura de las ventanas con placas de Fayenza turcas, en el interior se representan valiosas piezas de adornos, coronas y símbolos de dominio.
La basílica de San Pedro. Principal templo de la Iglesia católica, ubicado sobre la colina del Vaticano, en Roma, a la orilla derecha del río Tíber. Forma parte del territorio de la Ciudad del Vaticano. Es la iglesia cristiana de mayores dimensiones y una de las más ricas en valores artísticos y arquitectónicos.
Pirámides del Sol y de la Luna, templos precolombinos pertenecientes a las ruinas de la ciudad de culto de Teotihuacán (lugar de los dioses) a 45 km de la ciudad de México, situados junto a una vía principal (Avenida de los Muertos), próximos a otros templos y plazas menores. Resulta difícil determinar los constructores de este emplazamiento sagrado: los remotos olmecas, toltecas o incluso los más antiguos teotihuacanos.
La Cúpula de la Roca, globalmente considerada, es la muestra más clara de la encrucijada entre el arte bizantino y el incipiente arte islámico.
El Partenón es el principal monumento de la antigua Grecia, y uno de los testimonios más elevados de la civilización occidental: el arte clásico encuentra aquí un equilibrio perfecto entre espacio arquitectónico y forma escultórica. El templo constituye, al mismo tiempo, la máxima expresión de las tradiciones y la vida cultural de la Atenas de Pericles, su momento histórico más relevante.
Angkor Wat, conjunto de templos hindúes y budistas situados en Angkor, la antigua capital de la dinastía Jemer en Camboya.


BIBLIOGRAFÍA

• Enciclopedia Encarta 2000
• Página web : Altavista
• Historia de la arquitectura, Jan Gympel (1996)


 





Facebook Arquba.com

Buscar en ARQUBA

FADU UBA Facultad de Arquitectura Diseno y UrbanismoFADU UBA Facultad de Arquitectura Diseno y Urbanismo

Fadea Federacion Argentina de Entidades de Arquitectos

FPAA Federacion Panamericana de Asociaciones de Arquitectos

UIA Union Iternationale des Architectes

SCA Sociedad Central de Arquitectos

CAPBA Colegio de Arquitectos de da Provincia de Buenos Aires

Union de Arquitectos de Catamarca

Sociedad Arquitectos del Chaco

CACH Colegio de Arquitectos de la Provincia del Chubut

CA Colegio De Arquitectos De La Provincia De Cordoba

SOARCO Sociedad de Arquitectos de Corrientes

CAPER Colegio de Arquitectos de la Provincia de Entre RiosCAPER Colegio de Arquitectos de la Provincia de Entre Rios

Colegio Publico de Arquitectos de Formosa

Colegio de Arquitectos de Jujuy

Asociacion de Arquitectos de la Pampa

Colegio de Arquitectos de la Provincia de la Rioja

CAMZA Colegio de Arquitectos de Mendoza

Colegio de Arquitectos de la Provincia de Misiones

Colegio de Arquitectos de La Provincia del Neuquen

CARN1 Colegios de Arquitectos de Rio Negro

Colegio de Arquitectos de Salta

CASJ Colegio de Arquitectos de San Juan

Colegio de Arquitectos de San Luis

ARQSC Arquitectos Santa Cruz

CAPSF Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe

CASE Colegio de Arquitectos de Santiago de Estero

Colegio de Arquitectos de Tierra del Fuego

CAT Colegio de Arquitectos de Tucuman