Cursos On-Line Diplomados Bloques de AutocadDetalles ConstructivosMonografías Diccionario Software Videos Finales Apuntes de Arquitectura Manuales Gratis

Propuestas para la Vivienda


 







PAISAJE INTERIOR


“UNIDADES HABITADAS” Y CÉLULA RESIDENCIAL.

Tradicionalmente, la concepción de la célula residencial se ha venido limitando a la definición de un tabicado ideal entre dos bandejas. Estas distribuciones “tipo”, fundamentadas en la idea de tipología y planteadas habitualmente a partir de las propuestas sistematizadoras del “existenzminimum”, se han entendido como unidades elementales susceptibles de ser repetidas en planta ad infinitum.
En su libro Fenétres habitées, Roger Diener señala eficazmente (a través de los trabajos realizados por estudiantes de la Escuela de Arquitectura de Lausana en los que, mediante cortes clínicos realizados a viejos edificios residenciales del centro de la ciudad, se evidenciaba la multiplicidad de modos de vida que convivían en una única y obsoleta realidad estratificada) el generalizado colapso de todo afán de estereotipo residencial; la heterogeneidad enfrentada a esa familia crónica que parece seguir alentando a la mayoría de las actuaciones y normativas actuales, basadas generalmente en el esquema “salón-comedor-cocina-lavadero-baño-aseo y tres o cuatro habitaciones, todo en noventa metros cuadrados” como fórmula comúnmente aceptada.
La mayoría de los proyectos recientes de investigación reclaman hoy la conveniencia de profundizar en la redefinición del espacio habitado a partir de una mayor polifuncionalidad y polivalencia de los espacios, así como de una eventual cohabitación de diversos subtipos en eficaz combinación, parámetros que aluden, en cualquier caso, a una estratégica articulación entre usos, técnicas y espacios previstos.


DIVERSIDAD MÁS QUE REPETICIÓN

Una diversidad entendida como posibilidad combinatoria capaz de propiciar la mezcla eficaz de múltiples tipos y programas a partir de la concepción de nuevos mecanismos y estructuras más polivalentes. El trabajo en secciones mixtas se revela como una vía de acción explícita a la hora de plantear una diversidad no sólo horizontal, sino también vertical.
Una diversidad que coincidiría, por otra parte, con la progresiva convivencia de la residencia con otras actividades heterogéneas, acumuladas en altura mediante la utilización de sistemas estructurales cada vez menos determinantes (con luces mayores que las hasta ahora utilizadas en los modelos residenciales).
Frente a la antigua dependencia tipo-estructura, la evolución de las técnicas actuales permite una mayor indeterminación estructural (superando así la antigua esclavitud de las crujías de cinco metros y las divisiones constreñidas a un estrecho espacio entre dos muros). La ampliación de las luces longitudinales invita a trabajar, en ciertos casos, con desarrollos longitudinales paralelos a la fachada (en bloques de banda estrecha) más que mediante desarrollos transversales en profundidad, favoreciendo fajas de uso más diáfanas e iluminadas que permiten la aparición de lugares “inconcretos” (galerías “interior/exterior”, semipatios, terrazas cubiertas, etcétera).
Una diversidad conseguida, en otros casos, a partir de la proyectación de esquemas elementales basados en la disposición de elementos fijos y de espacios variables, mediante la estratégica situación de los núcleos de servicio (sanitarios, cocinas, instalaciones, etc.) y el variable modelado de un espacio, unívoco y fluido, definido a través de ellos, que consigue hacerse plantear una amplia gama de soluciones apoyadas, mayoritariamente, en estratégicos movimientos de “concentración” de los espacios servidores -”coágulos” o “grumos” equipados, concebidos como “núcleos duros”- y en el crecimiento variable (pero acordado a la precisión de elementales sistemas de “pautado”) de los demás ámbitos, en combinaciones sucesivas que, mediante el ritmo variable de los elementos divisorios, favorecen la aparición de distintos subtipos con diversos márgenes superficiales”.


FLEXIBILIDAD MÁS QUE ESPECIALIZACIÓN

El nuevo concepto de flexibilidad (más allá de la caricatura del usuario “bricoleur” dedicado a transformar continuamente el interior de su vivienda) debe hoy asociarse a una mayor polivalencia y versatilidad del espacio.
En este sentido, cobrarían igual importancia tanto las acciones tácticas de orden estructural (utilización progresiva de grandes luces y minimización de la estructura) o las relacionadas con la concepción de los equipamientos (concentración estratégica de módulos técnicos, definición tramada de redes energéticas, vaciado) como aquéllas referidas a sistemas de distribución y división, más o menos evolutivos. Todo ello para lograr una mayor isotropía e indeterminación espacial.
Así, en un primer abordaje, basado en una división convencional de las piezas, la equivalencia “flexibilidad-seriación-repetición” permitiría imaginar, por ejemplo, un espacio más isótropo mediante la definición de piezas similares en sus dimensiones y funcionalmente no predeterminantes, favoreciendo, así, movimientos diversos de ocupación y uso, como en un virtual damero - concebido desde la oposición entre lo fijo y lo móvil, lo estructural y lo dinámico.
La posibilidad de propiciar un espacio más fluido y transformable invita a investigar, en otros casos, sistemas de división evolutivos; sistemas basados, preferentemente, en elementos seriados e industrializados: paneles correderos (plegables o desmontables), mobiliario técnico, compactos giratorios, plafones o tabiques desmontables, etc. Asimismo, la utilización de los denominados tabiques espesos, habituales en la distribución de oficinas, permite confeccionar espacios separadores reversibles con capacidad de almacenaje (generalmente a base de módulos de 60 x 60 x 204), plantear soluciones adaptadas a la importancia del elemento “acumulador” (despensas, alacenas, estanterías) sustitutivas del clásico tabique separador, restituyendo, además, la noción de “umbral” entre ámbitos espaciales.
También la idea del contenedor (arcón, armario, etc.) como mueble-objeto “depositado” en el espacio (pero también como pieza reconvertible, transformable) sugiere diversas posibilidades a la hora de favorecer una recomposición continua del espacio. Muebles técnicos u objetos móviles convertibles desempeñan, en ese virtual espacio abierto y fluido, el mismo papel que los elementos separadores, pero con una mayor versatilidad de uso.


INDUSTRIALIZACIÓN MÁS QUE ARTESANÍA

Frente a la una y otra vez argumentada adecuación a modos y tecnologías casi artesanales de farragosa puesta en obra y márgenes económicos desfavorables, un camino alternativo, y a la larga más eficaz, lo constituiría, en efecto, la investigación e integración de aquellas técnicas, materiales y productos habituales en otros sectores de reciente desarrollo (terciario, industria, consumo), pero hasta ahora infrautilizados -si no rechazados- en la tradicional construcción y figuración residenciales. Soluciones que, sin embargo, permitirían conseguir una mayor precisión, versatilidad, rapidez y eficacia en los procesos de construcción. Por un lado, cabe señalar la importancia creciente de los sistemas semiprefabricados (no una prefabricación “dura”, orientada a la repetición de módulos celulares completos, sino una prefabricación “táctica”, utilizada tanto en la estructura -bastidores y forjados de placas pretensadas, habitualmente de 9 x 2,4 metros
cuadrados, capaces de favorecer posibles estructuras mixtas- como en la definición de instalaciones y equipamientos -mediante la utilización de pequeños compactos técnicos o, preferentemente, de los denominados “muros equipados” que incluirían instalaciones y equipamientos completos, abiertos a múltiples combinaciones espaciales). También debería contemplarse la progresiva sustitución de los sistemas tradicionales.
En este sentido, el tratamiento de la fachada como una capa de “doble filtro” con cerramiento y carpinterías en su cara interior, y la recuperación del “ancho de transición” de los cerramientos pesados (sistemas murales húmedos y masivos) con cerramientos más ligeros hechos con materiales secos (paneles sandwich metálicos o multicapas de derivados de la madera, y la eventual incorporación creciente de composites a base de cemento, policarbonatos y/o fibras, etc.) y protegido exteriormente mediante celosías, paneles o persianas correderas, permite asegurar la presencia exterior de una membrana ligera destinada a sustituir la tradicional pesadez y agresividad edilicia -sólidos muros horadados por pequeños huecos- por una imagen evanescente y menos agresiva en el paisaje.


 





Facebook Arquba.com

Buscar en ARQUBA

FADU UBA Facultad de Arquitectura Diseno y UrbanismoFADU UBA Facultad de Arquitectura Diseno y Urbanismo

Fadea Federacion Argentina de Entidades de Arquitectos

FPAA Federacion Panamericana de Asociaciones de Arquitectos

UIA Union Iternationale des Architectes

SCA Sociedad Central de Arquitectos

CAPBA Colegio de Arquitectos de da Provincia de Buenos Aires

Union de Arquitectos de Catamarca

Sociedad Arquitectos del Chaco

CACH Colegio de Arquitectos de la Provincia del Chubut

CA Colegio De Arquitectos De La Provincia De Cordoba

SOARCO Sociedad de Arquitectos de Corrientes

CAPER Colegio de Arquitectos de la Provincia de Entre RiosCAPER Colegio de Arquitectos de la Provincia de Entre Rios

Colegio Publico de Arquitectos de Formosa

Colegio de Arquitectos de Jujuy

Asociacion de Arquitectos de la Pampa

Colegio de Arquitectos de la Provincia de la Rioja

CAMZA Colegio de Arquitectos de Mendoza

Colegio de Arquitectos de la Provincia de Misiones

Colegio de Arquitectos de La Provincia del Neuquen

CARN1 Colegios de Arquitectos de Rio Negro

Colegio de Arquitectos de Salta

CASJ Colegio de Arquitectos de San Juan

Colegio de Arquitectos de San Luis

ARQSC Arquitectos Santa Cruz

CAPSF Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe

CASE Colegio de Arquitectos de Santiago de Estero

Colegio de Arquitectos de Tierra del Fuego

CAT Colegio de Arquitectos de Tucuman