Cursos On-Line Diplomados Bloques de AutocadDetalles ConstructivosMonografías Diccionario Software Videos Finales Apuntes de Arquitectura Manuales Gratis

Urbanismo en Roma


 







Arquitectura. Casa romana. Obras públicas. Puentes. Alcantarillado. Acueductos. Termas. Templos. Santuarios. Insulae. Domus ARQUITECTURA Y URBANISMO EN ROMA




ROMA COMO CONJUNTO URBANÍSTICO

Hacia el año 200 a.C. los soldados de la República romana habían conquistado ya toda Italia a excepción de los Alpes; durante los 300 años siguientes fueron capaces de crear un Imperio que se extendía desde España hasta el Golfo Pérsico. Para asegurarse la posesión de este enorme territorio, los soldados romanos construyeron campamentos militares permanentes que, con el tiempo, a medida que iba disminuyendo la necesidad de mantener estas guarniciones militares, acabaron transformándose en importantes ciudades del Imperio.
Los urbanistas decidían el espacio necesario para las casas, las tiendas, las plazas y los templos, estudiaban el volumen de agua que se iba a necesitar, el número y la anchura de las calles, de las aceras y de las alcantarillas: mediante este sistema de planificación intentaban satisfacer las necesidades de todos los habitantes, fueran ricos o pobres.
El trigo y la uva que cultivaban las pequeñas aglomeraciones humanas que se extendían a lo largo del valle del Po se enviaban a Roma para su consumo. Pero en el año 26 a.C. una gigantesca riada destruyó no sólo todos los poblados que se alineaban a lo largo de las orillas del Po, sino también un puente que era imprescindible para las comunicaciones entre el Norte y el resto de Italia.
Cuando el Emperador Augusto recibió la noticia, mandó que e trasladaran inmediatamente a las zonas siniestras 45 ingenieros militares, entre urbanistas, arquitectos e ingenieros de caminos, a fin de que procedieran a la construcción inmediata de un nuevo puente, de una nueva carretera y de una nueva ciudad que sustituyera a todos los poblados que habían sido destruidos.
Lo primero que hicieron los proyectistas fue elegir el punto sobre el que debía edificarse la ciudad; para ello buscaron una zona llana con una ligera inclinación a fin de que quedara asegurado un correcto drenaje de las aguas. La zona, además, se encontraba situada s suficiente altura respecto al nivel del río para evitar posibles inundaciones.
Inmediatamente después de su llegada, los soldados, auxiliados por los esclavos que les acompañaban, se aprestaron a alzar un campo militar, el castrum, que reproducía a escala reducida la planta de la ciudad y que se construía con arreglo a un método idéntico. Lo primero que hicieron fue excavar una trinchera de protección de forma rectangular y levantar en torno a ella por la parte interior una empalizada. Después se trazaron las dos calles principales, una en dirección Norte-Sur, y otra de Este a Oeste; en el punto en que ambas se cruzaban se dejó un gran espacio abierto, el Forum, donde los soldados debían reunirse diariamente para recibir las órdenes. En uno de los extremos del Foro se levantaba la tienda del comandante; las tiendas de los soldados, de los esclavos y de los almacenes, alineadas en filas paralelas entre sí, ocupaban el resto del castrum. Durante los meses siguientes, se procedió a sustituir las tiendas por barracas de madera y se habilitó un puente provisional hecho con barcas colocadas una al flanco de la otra a fin de facilitar las comunicaciones con la otra orilla del río.
Los ingenieros trabajaron durante todo el invierno sacando relieves, dibujando y calculando, hasta que en la primavera del año 25 a.C. el plano general estaba ya acabado. El centro del castrum pasó a convertirse en el centro de la cuidad: las dos calles principales, el cardo, que iba de Norte a Sur, y el decumanus, que iba de Este a Oeste, fueron ensanchadas y prolongadas. La superficie rectangular sobre la que se había levantado el castrum fue agrandada.
Esta superficie había sido calculada para albergar un máximo de 50000 personas.
Toda la superficie quedó dividida por las calles dispuestas paralela y equidistantemente unas de otras, formando una especie de tablero de ajedrez compuesto por manzanas de 70 metros de lado cada una. Se proyectó una elevada muralla que debía rodear toda la cuidad, con cuatro puertas fortificadas con torreones que se abrían en cada uno de los extremos de las dos calles principales de la ciudad. A lo largo del interior de las murallas se dejaban una franja de terreno de 9 metros de anchura, que constituía el confín sagrado de la ciudad y que se encontraba bajo la protección de los dioses.
Se ordenó que ninguna edificación privada tuviera una altura superior a dos veces la anchura de la calle, a fin de que ni las casas ni la propia calle se vieran privadas de la luz del sol. Los propietarios de los edificios que se alineaban a lo largo de las calles principales estaban además obligados a construir una marquesina sobre la acera que protegiera del sol y la lluvia a los viandantes.
No obstante, aún cuando ya habían sido fijadas anteriormente las normas a la que debía atenerse la construcción privada, se dejó bastante libertad a los habitantes a la hora de elegir la forma y la distribución de sus casas según las posibilidades económicas de cada uno.


LA CASA ROMANA

Cuando la vida urbana está muy desarrollada en una civilización es porque ésta ha alcanzado un grado de complejidad que se manifiesta en la gran diversidad de actividades existentes en la sociedad. Un símbolo de las mismas suele ser la vivienda. Por esta razón, hemos de pensar que entre los romanos no existió un solo tipo de casa, sino que la variedad fue grande.
Así encontramos desde las grandes y lujosas villae de los senadores y ricos hombres de negocios, con maravillosas vistas, frondosos jardines llenos de fuentes, hasta los tugurios, habitaciones de reducidas dimensiones donde se hacinaba la gente más pobre. Pese a ello podemos resumir los modelos a dos: insulae y domus.


Insulae

Sus orígenes están en la superpoblación, espacio y en las duras condiciones económicas de la vida de Roma. Eran edificios de hasta cinco pisos, con balcones y ventanas al exterior y cuyas dependencias interiores no tenían características especiales en cuanto a disposición o estructura.
Estas casas estrechas, poco confortables, carentes por lo general de agua corriente y retrete, tenían poca luz y la mala calidad de las materiales hacía que los incendios o hundimientos fuesen frecuentes.
La mayoría eran de alquiler y en ellas vivían las clases populares en condiciones bastantes deficientes. La carencia de servicios hacía que la noche se lanzasen por la ventana basuras y residuos de todas clases, con grave peligro para el peatón.


Domus

Es de origen etrusco, de planta rectangular, donde podemos distinguir tres zonas: la entrada, un cuerpo central abierto al aire y la luz en su parte superior y un jardín en su parte posterior. Carece de vista exterior, las ventanas son escasas, pequeñas e irregulares. Suelen tener un solo piso y las diversas dependencias interiores están destinadas cada una a su uso único: dormitorio, comedor, etc.
Este tipo de vivienda fue evolucionando con el tiempo, se amplió y se tomó forma definitiva y más común. Los ejemplos mejor conservados los encontramos en Pompeya, donde la domus era la residencia de los ciudadanos ricos que la ocupaban con su familia.
En estas casas se entraba por un corredor hasta la puerta, tras la cual el pasillo continuaba hasta el atrium, que era el centro anterior de la casa. Se trataba de un gran espacio vacío con una abertura en el techo que se correspondía en el suelo con una pila rectangular destinada a recoger el agua de la lluvia.
En cuanto a las dependencias de servicio, no tenían un lugar fijo en la casa y se situaban allí donde quedaban espacios libres. La cocina solía ser muy pequeña, con un fogón de obra y un agujero para la salida de humos, pues no había ni chimenea ni tiro. Próximos a la cocina estaban los retretes y el baño. Las únicas estancias que se abrían directamente a la calle eran las tabernaes.


OBRAS PÚBLICAS


Templos y santuarios

Primitivamente los romanos adoraban a las divinidades en lugares naturales, grutas, bosques sagrados… el recinto consagrado, con o sin edificios constituía un santuario. Los delubra eran, al principio, lugares consagrados en los que sacrificadore y oferentes debían purificarse con agua corriente; después el nombre pasó a designar la morada del dios.
El templo es la morada inviolable del dios al que está consagrado. Sólo los sacerdotes tienen acceso al santuario. El altar, en el que se ofrece los sacrificios, está siempre a su entrada. En el interior sólo hay la estatua del dios, entorno a la cual los sacerdotes depositan las ofrendas de sus devotos. Se diferencian los templos romanos de los griegos en que están emplazados sobre un alto basamento. Generalmente sólo tienen columnas en la fachada delantera y son de planta rectangular. Algunos, sin embargo, eran circulares, en recuerdo de la primiia choza itálica. El más importante de este equipo es el de Vesta, edificio contiguo en el que vivían las Vestales, y la Regia, antigua residencia del rey Numa, constituyó, en los primeros tiempos, la parte más importante del Foro desde el punto de vista religioso. Su tejado, cónico y con abertura central, dejaba escapar el humo que producía el fuego sagrado, que constantemente debía arder en su altar, especie de hogar nacional.


Acueductos y termas

Roma fue y sigue siendo la cuidad de las fuentes. Numerosos acueductos conducían hasta ella, en al época imperial, más de un millón de metros cúbicos de agua al día. Estas audaces creaciones de la ingeniería romana salvaban las hondanadas mediante puentes colosales de arcadas superpuestas, y las montañas, con túneles que a veces sobrepasaban los dos kilómetros, vertían el agua en grandes depósitos, generalmente triples. Uno de ellos suministraba agua a las fuentes y estanques públicos, otro a los baños, y el tercero a las viviendas, a través de cañerías de plomo.
Recortados en el cielo de campiña romana pueden verse aún los restos de catorce acueductos. En la Provenza, cerca de Nimes, el Pont du Gard cruza el valle mediante un puente de 269 m y 50 de altura, algunos de cuyos arcos miden más de 24 m de luz. En España podemos admirar los de Segovia, Mérida y Tarragona.
Esta abundancia de agua permitía satisfacer la afición al baño caliente, tan generalizada entre los romanos, que no se lo negaban ni a los esclavos. Los ricos tenían instalaciones de baño en sus casas; los pobres disponían de baños públicos. Las termas, imitadas de Grecia, presentan, como innovación típicamente romana, un campo de deporte anejo. Éste cobraba una reducida entrada, que a veces era pagada, en bloque y para un cierto tiempo por un personaje importante.
Constaban de varias salas: las de desnudarse; un gran recinto abovedado y tibio; el baño caliente; el baño frío; el baño de vapor, habitación pequeña y circular muy caliente cuya temperatura se regulaba mediante un disco metálico pendiente de unas cadenas y que cerraba más o menos la abertura central de la cúpula. Tenían además salas de reunión, biblioteca y gimnasios y estaban decorados con magnificencia: mármoles, mosaicos, estatuas y otras obras de arte. El sistema de calefacción fue inventado por un romano de la época de Cicerón. Consistía en un horno, construído bajo una cámara especial; irradiaba aire caliente por una tubería, a través de cavidades dispuestas en un suelo de doble piso y de paredes de ladrillos huecos.


Alcantarillado

Por otra parte, era también la ciudad de la que obligaba a la realización de costosas obras de ingeniería, en los que fueron los romanos maestros consumados. Por debajo de las calles corría una rápida red de alcantarillado, y en cada esquina importante de la ciudad vertía sus aguas una fuente minicipal, alimentada por uno o varios acueductos que traía el agua, en ocasiones desde varios km de distancia, trazando una línea perfecta y constantemente inclinada; era necesario, pues, perforar túneles o levantar el conducto sobre vistosos arqueríos que salvaban valles.


Puentes

La utilización del arco y de la bóveda como soluciones arquitectónicas aparece otra clase de obra de ingeniería los puentes. Estos elementos arquitectónicos, a los que fueron especialmente aficioneados los romanos, les permitieron salvar largas distancias uniendo los extremos opuestos de los valles y las orillas de los ríos. En realidad, puentes y acueductos presentaban el mismo problema: construir arcos de piedra estables y resistentes.


 





Facebook Arquba.com

Buscar en ARQUBA

FADU UBA Facultad de Arquitectura Diseno y UrbanismoFADU UBA Facultad de Arquitectura Diseno y Urbanismo

Fadea Federacion Argentina de Entidades de Arquitectos

FPAA Federacion Panamericana de Asociaciones de Arquitectos

UIA Union Iternationale des Architectes

SCA Sociedad Central de Arquitectos

CAPBA Colegio de Arquitectos de da Provincia de Buenos Aires

Union de Arquitectos de Catamarca

Sociedad Arquitectos del Chaco

CACH Colegio de Arquitectos de la Provincia del Chubut

CA Colegio De Arquitectos De La Provincia De Cordoba

SOARCO Sociedad de Arquitectos de Corrientes

CAPER Colegio de Arquitectos de la Provincia de Entre RiosCAPER Colegio de Arquitectos de la Provincia de Entre Rios

Colegio Publico de Arquitectos de Formosa

Colegio de Arquitectos de Jujuy

Asociacion de Arquitectos de la Pampa

Colegio de Arquitectos de la Provincia de la Rioja

CAMZA Colegio de Arquitectos de Mendoza

Colegio de Arquitectos de la Provincia de Misiones

Colegio de Arquitectos de La Provincia del Neuquen

CARN1 Colegios de Arquitectos de Rio Negro

Colegio de Arquitectos de Salta

CASJ Colegio de Arquitectos de San Juan

Colegio de Arquitectos de San Luis

ARQSC Arquitectos Santa Cruz

CAPSF Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe

CASE Colegio de Arquitectos de Santiago de Estero

Colegio de Arquitectos de Tierra del Fuego

CAT Colegio de Arquitectos de Tucuman